LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona

LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona
Pídelos por Internet

lunes, 31 de enero de 2022

MOSCAS Y LIBROS PARA DESPUÉS DEL ÓMICROM…

 




Diez días de confinamiento
que ha dado para mucho y, encima, tengo propina hasta el 3 de Febrero

He preparado “un arsenal” de moscas para la temporada de pesca 2022. Moscas leonesas y moscas para pescar a seca

He terminado dos libros y comenzado un tercero: POR ORILLAS Y VEREDAS;  PESCA A LA LEONESA, los dos primeros y el tercero, VAREANDO. Lo menos contado en pesca

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 


El COVID-19 nos ha hecho “un traje” por el que todos hemos pasado de una u otra forma. Particularmente, me confinaron una semana pero coincidía con el fin de semana último, hoy me ha tocado el nuevo test y continúa dando POSITIVO, aunque con poca carga viral. De momento, “otros tres días más al cuarto oscuro”. El jueves, Dios dirá, aunque desde el primer momento no he tenido fiebre, sólo algún  dolor muscular y catarrillo con “picazón de garganta que, ahora, ni eso.


Primero fue hace dos años el confinamiento general de toda España,  con salidas esporádicas para ir a la tienda y comprar viandas o bien para pasear al perro con salida a los balcones a las 20 horas, a diario, para aplaudir a quienes “velaban” por nuestra salud sobrecargados de trabajo y con falta de todo tipo de atuendos para no ser vulnerables por “el bicho”.

Después llegó la alegría y donde nadie creía que todo volvería a para peor, llegamos hasta las SEXTA OLA pero en éste país nunca pasa nada con los “falsarios y mentirosos”.

Tres vacunas, además de la de la gripe normal, y creíamos que estábamos inmunizados. Al menos eso nos decían desde “el púlpito gobernativo”. La inmunidad de rebaño no respetó a nadie y cayeron ministros, todo tipo de políticos, barrenderos y hasta jubilados como quien esto escribe. Todo dios, que no Dios.


Con las variantes y, pese a la vacunación, también caí en las “garras de Morfeo” y estoy de confinado extra. Afortunadamente sin complicaciones, sin fiebre y sólo con catarro, dolores de cuerpo y poco más. Dicen que gracias a las vacunas. Será verdad.


El caso es que si en el primer confinamiento obligatorio estaba acojonado porque el tema nos sobrepasaba, en éste confinamiento personal me he dedicado a realizar cosas menos habituales: arreglar o reparar en mi domicilio cosas rotas, vamos hacer chapuzas caseras, terminar dos libros, casi tres,  que tenía en proyecto: POR ORILLAS Y VEREDAS y otro, PESCA A LA LEONESA. Artesanos, pescadores y sus moscas favoritas. El tercero que está muy avanzado, con el título VAREANDO. Lo menos contado en pesca.


Ambos están en PDF e incluso, el primero, con fotos insertadas. Los dos con la intención de que algún día vean la luz, que lo veo complicado porque nadie apuesta por publicar, aunque no se pretenda ganar un euro y sea “por la cara” o sea, GRATIS.

Incluso los he ofrecido a instituciones y, por si acaso, a una empresa de auto edición de libros pero hay que apostar con 2.000 euros para empezar con 500 ejemplares. Lo mejor será donarlos a alguna ONG o asociación de pesca para que lo publiquen y se ganen “unos cuartos”.

De momento desisto pero continúa jugando a la primitiva y si toca lo auto editaré.



MOSCAS PARA DESPUÉS DE OMICROM

Así las cosas y como cuando “el diablo nada tiene que hacer, mata moscas con el rabo”, me puse, también,  a confeccionar moscas leonesas y secas para la temporada truchera de 2022, si es que podemos que creo que sí. De momento ya elegí cotos para pescar en León.

Algunas de las moscas que se ven en el reportaje son de mi propia cosecha. Otras, de diversos montadores que las han publicado y, como me gustaban, las he “fusilado”.


No puedo llegar a la altura de los grandes montadores pero mis moscas siempre me han funcionado y he montado hasta mi colección personal que les muestro en fotografías.


En portada muestro la última realizada, LA FALANGISTA, una de las favoritas de muchísimos pescadores que suelo utilizar de rastro casi toda la temporada, salvo excepciones.


EL 900, para mi VERDE OLIVA, con dos montajes: el clásico con brinca amarilla y pluma indio acerado oscuro y en pardo con brinca avellana. Ambos pescan bien al comienzo de la temporada y hasta finales de Mayo.


Mi CARMONINA
, que no puede faltar desde el comienzo de temporada y hasta Junio, incluso más allá. Ya saben, es un híbrido con dos sedas distintas: rosa claro y fucsia, con brincas roja o granate, según la vayamos a utilizar al principio o hasta el verano. La pluma, siempre en indio acerado oscuro, al principio y más claro en verano.


UN TOSTADO 586
con brinca granate y pluma  pardo sarrioso y un 3256, también con brinca granate indio acerado medio.


EL BUTANO
realizado con un 3280 y brinca avellana o con amarillo que me da juego toda la temporada sólo con montarlo en pardo o un pardo flor de escoba.


El mismo hilo 3280 con brinca negra y pluma negrisco es OTRO BUTANO que utilizo de rastro, incluso en verano, en ríos controlados por pantano y que me da buenos resultados.


EL SANGRE DE TORO
, montado en un 46 y brinca granate, con pluma pardo y el mismo con brinca hueso o carne y pluma indio  acerado medio.


LA NEGRETA, para mí el mosquito del Manuscrito de Astorga, montado en sedón negro, del cero y brinca avellana, con pluma pardo aconchado encendido.



También he confeccionado: lila, pardón, oro viejo, paja vieja e incluso malva, morado y hasta carnes, salmones, amarillos…sin faltar moscas secas y unas cuantas “charlis” que como bailarina me da muchas y buenas truchas sólo con cambiar el cuerpo a oreja de liebre más clara o más oscura, e incluso en verde.


Todo lo que se necesita para la temporada para mis amigos y para mí, tampoco hay que cargar demasiado que después sobran o no podemos con tantas cajas en los bolsillos del chaleco.





Me ha dado mucho de sí la “semanita larga de vacaciones”.

lunes, 24 de enero de 2022

La FREZA DE LA TRUCHA en León ha sido y está siendo buena…

La danza de la procreación


En la zona de Cabrilanes y Villasecino
las truchas, todavía,  se encuentran alineadas frente a las rocas

Me cuentan frezas increíbles en la zona de Barniedo o por encima de Boca de Huérgano


El Omaña
, además de bajar idóneo para procrear, está teniendo las mejores frezas de los últimos años

En El Bierzo, las frezas en los últimos años no han sido todo lo buenas que desean los pescadores pero este año han sido buenas

En Marzo y especialmente en Abril,  cuando comience la temporada truchera, sabremos lo que ha pasado

 

 Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 


Desde que soy pescador de truchas, los ríos de montaña son mi debilidad. Son ríos muy vivos, cantarines y presentan para el aficionado una belleza inusual. Los ríos de montaña son diferentes a todo. El paisaje, paisanaje, el aire, la naturaleza, todo, todo es una maravilla. Los pulmones se ensanchan al pasar por sus cercanías y es que el acto de aspirar y expulsar el aire se muestra pleno de sintonía agradable. Es otro aire, es otra vida, es el oxígeno.


Otro tanto ocurre con las aguas puras y cristalinas que presentan los ríos de montaña, caso del Luna. Ese río Grande que baja por Huergas, Cabrillanes, Villasecino y se aproxima a Puente Orugo, lleva vida, mucha vida. Es aquí, en Puente Orugo donde el río Luna cobra identidad, en un principio, aunque los múltiples ríos y arroyos que bajan de las cumbres próximas se encargan de darle importancia en cuanto a caudal se refiere pero, la aportación del río Torrestío que baja por San Emiliano, es importante, muy importante.


Pues bien, ese cuadro natural se incrementa cuando observamos las aguas del río Luna. Allí, en la zona de Cabrillanes o en Villasecino, las truchas, todavía,  se encuentran alineadas frente a las rocas. En el coto de Villafeliz, otro tanto, especialmente en la zona de La Calderina y frente a las cuadras de Enrique. Se concentran a las salidas de los pozos, en las raseras y se nota. Son manchas oscuras entre manchas blanquecinas. Las oscuras son las hembras y los machos agrupados para procrear. Las blanquecinas, las arenillas, grijo o canto rodado menudo que se forma por la erosión del agua y las rocas. Me cuentan que hacía años que no se veían tantas truchas agrupadas, ensayando la danza de la vida.



POR LA MONTAÑA DE RIAÑO

Curiosamente, otra tanto me cuentan de la zona de la montaña de Riaño. Me hablan del río Yuso, a la altura de Portilla de la Reina. Me cuentan frezas increíbles en la zona de Barniedo o por encima de Boca de Huérgano. Son truchas de considerable peso. Seguro que son reproductoras que llegan del pantano de Riaño buscando aguas puras y cristalinas para dejar sus huevas.


Lo mismo ocurre en la otra vertiente, en la del Esla que, desde el valle de Riosol va creciendo y creciendo hasta convertirse en río con impronta cuando llega a La Uña, pasa Maraña y recibe la aportación de otro río emblemático de montaña: el Orza que baja por Vegacerneja. En uno y otro río, me vuelven a contar, la freza ha sido o está siendo extraordinaria, como hacía años que no ocurría.



POR EL OMAÑA, OMAÑÓN, VALLE GORDO Y ÓRBIGO

¿Y en la ribera?

Desde Carrizo de la Ribera me apuntan que la freza en el río Órbigo está siendo fenomenal en la zona de Vilarroquel, aunque prácticamente están finalizadas. Me dicen que el Omaña, incluso en la zona más baja, también, está teniendo grandes frezas.


En El Castillo y Pandorado me dicen que este año el Omaña, además de bajar idóneo para procrear, está teniendo las mejores frezas de los últimos años. Por encima de Vegarienza y desde el puente donde caen las aguas del Omañón y el río del Valle Gordo, se ha visto una freza importante, aunque la mejor de todo el río se encontraba a la altura de las cuadras  de Manolo.


Otro tanto ocurre en el Coto de La Omañuela, aunque a la importante freza aguas abajo del puente de La Omañuela, hay que sumar la que está por encima de lo prados posteriores de la iglesia de esta localidad, justo a unos cien o doscientos metros, por encima de la primera tabla de lo que era Tramo Libre Sin Muerte hace unos años.

LA IMPORTANCIA DE LOS PRÓXIMOS DOS MESES

La intuición de informador y pescador me indica que la freza en el resto de los ríos de la provincia de León es o ha sido muy parecida. El Duerna siempre las tiene muy buenas. El Eria, también. No digamos del Tuerto en Maragatería y Cepeda pero tiene mayor escasez de agua. El Bierzo, siempre es El Bierzo. Burbia, Cúa, Valcarce, Selmo, Ancares o Sil, son ríos muy importantes y donde las frezas en los últimos años no han sido todo lo buenas que desean los pescadores pero,  este año han mejorado considerablemente.

Las circunstancias climatológicas han sido las ideales para que la freza sea buena aunque la escasez de precipitaciones en el último mes haya perjudicado algo. Los ríos bajan en buenas condiciones para que “la reina” tenga zonas donde poner sus huevas con garantía de éxito.

Sólo resta que la climatología respete las puestas y que los humanos sean conscientes del tremendo daño que pueden hacer si maltratan  a la naturaleza.


Es el momento donde el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y la Guardia Civil, con el Seprona, se pongan manos a la obra. Es el momento de vigilar y vigilar. Es el momento en el que la guardería de Medio Natural vigile el río, día y noche y especialmente en las madrugadas. Es el momento de “cuidar la viña”. Ahora, sí que no se puede tener desidia en la vigilancia del río. Es el momento de la verdad para el futuro próximo de nuestros ríos.


El resto, hay que pedírselo a la naturaleza.

Si la poca nieve se mantiene en las cumbres, si los ríos no crecen demasiado, podemos casi garantizar que la salida de alevines para  Marzo va a ser importante. Lo malo es que llueva mucho o que haga calor. Esto significaría la crecida de los ríos y el arrastre de sedimentos y maleza que se llevarían consigo las puestas de las truchas o cegarían las zonas de puesta de las huevas, haciendo que se perdieran en su mayoría.


Esperemos que la madre naturaleza, que es sabia, respete este año las frezas y para cuando los alevines comiencen a juguetear en las aguas de los ríos leoneses, la mayoría se hayan salvado.

En Marzo y especialmente en Abril,  cuando comience la temporada truchera, sabremos lo que ha pasado. Ahora sólo esperar y, por qué no, rezar, para que las buenas frezas no se vayan río abajo.

martes, 18 de enero de 2022

El Nº 279 será el primero en elegir en CANTABRIA…


Pescador en el río Saja


Será el primero de un total de 846 solicitudes, cerca de dos mil quinientos pescadores

DOS EJEMPLARES DE SALMÓN por pescador a la temporada

Y 6 truchas por pescador y día en una temporada que se iniciará para éste especie el 1 de Abril

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 


El sorteo celebrado esta mañana en la Consejería de Medio Rural ha dado el siguiente resultados: de un total de 846 solicitudes para pescar salmónidos (Trucha, reo y salmón), el número afortunado ha sido el 279, lo que significa que dicha será la primera en elegir de un total de 846, a una media de tres pescadores por solicitud, dan unos 2.500 solicitantes.


En breve la Consejería publicará el listado con el orden de elección, día y hora y se comunicará a cada pescador.

En Cantabria para 2022 que sólo se podrán pescar DOS SALMONES por pescador a la temporada y como siempre, dependiendo de los cupos asignados a cada río. Una vez que se consigan los cupos asignados como por ejemplo los 15 asignados a la cuenca del río Deva, se cerrará pesca para ésta especie en todas las modalidades, incluso sin muerte.

Otra novedad es que los cotos salmoneros de Castañón, en el río Pas; Pedregueras y Pozo Negro, en el Asón y Cofría, en el río Nansa PASAN A SER TRAMOS LIBRES.


La temporada de pesca para la trucha comenzará en Cantabria el día 1 de Abril y se mantiene el cupo de 6 ejemplares por pescador y día si bien se ha decidido retrasar la apertura al 15 de Mayo en diversas zonas salmoneras, concretamente en 22 de ellas, con el fin de salvaguardar la población de alevines de salmón.

La pesca del Cangrejo Señal comenzará el 1 de Julio, así se ha decidido en el Consejo Regional de Pesca celebrado telemáticamente con la comparecencia del responsable de Desarrollo Rural, Guillermo Blanco en el que se ha aprobado La Normativa anual de Pesca en Cantabria para la temporada de 2022.


A propuesta de las asociaciones de pescadores se va a intensificar el control poblacional del CORMORÁN en las cuencas donde la población se ha incrementado notablemente.

Una vez sean publicadas la Normas en el Boletín Oficial de Cantabria, surtirán efecto.

lunes, 17 de enero de 2022

Mi primera conferencia sobre pesca...

 




En la pesca y en los ríos todo lo “dicho ayer” sirve para hoy…

En Pescarmona les ofrecemos la primera conferencia pronunciada por el autor de ésta página en el ciclo de conferencias de la Semana Internacional de la Trucha de León, en 1989


Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 

Rebuscando entre los pocos papeles que aún conservo de cuando escribía de pesca en Diario de León, dónde todavía la informática estaba en “pañales” y había que presentar los trabajos en folios escritos a máquina de aquellas Olivetti, he encontrado las cartas de la problemática que surgió entre Jesús Pariente y una serie de colaboraciones de otro Jesús, de apellido García, abogado que lo era de
Posando ante el cartel de Huelde 1987

profesión y que había aportado detalles del Manuscrito de Astorga.

También un pregón de 1977 pronunciado por MODESTO FRAILE POUJADE, político de la transición que falleció en 1994, y que abría aquella Semana Internacional de la Trucha.

Entre papel y papel, como “entre col y col”, apareció una “lechuga”, la mía que estaba fecha en Junio de 1989.


Vicente, Juan y yo

Fue mi primera y única conferencia dentro del ciclo de conferencias de la Semana Internacional, que no la primera porque, hasta en El Albéitar de nuestra Universidad de León, diserté de pesca.

Aparecieron otros documentos pero, desgraciadamente, en mi viaje a las islas afortunadas donde residí casi siete años en Las Palmas de Gran Canaria, perdí o destruí un buen montón de ellos porque había que acudir “ligero de equipaje”.

Eran otros tiempos y como ya sobrepaso los setenta de edad, va siendo momento de vivir más del recuerdo, además del día a día, que también.

La conferencia la ofrezco para demostrar que en pesca está “prácticamente” todo dicho.

 

EL PESCADOR

(Conferencia pronunciada por E. Gª Carmona el 22 de Junio de 1989, a las 20 horas en la Obra Cultural de Caja León en la calle Santa Nonia, 4)

 


Buenas tardes señoras y señores.

Hay que ser, o haber sido pescador, para conocer el goce infinito de lo que es la pesca de la trucha en nuestros ríos.

Para ser pescador hace falta, ante todo, ser el mejor amante de la naturaleza aunque parezca paradójico por aquello de matar los peces para satisfacer una afición, un vicio o un deporte que esto último no lo tengo muy claro.

El pescador vive la belleza de la primavera, el rigor del verano, la caricia algo triste del otoño y la dureza del invierno. El pescador conoce como pocos la vida de los insectos, el sonido del agua al salpicar cuando choca con las rocas, el instinto de los animales, la grandeza de las montañas y el verde resplandor de las praderas. A veces, el pescador no se da cuenta que forma parte de ese complejo mundo natural que le rodea y, de una u otra forma, daña el entorno que le rodea o acompaña.


El pescador, a veces, es tan egoísta que sólo ve su caña, el río y la trucha olvidándose de todo lo demás. En otras ocasiones, espera su oportunidad agazapado junto al matorral de la orilla y, ante la trucha ofrece su sabiduría para intentar engañar a la pieza fundido en la naturaleza sin alterarla para no ser descubierto y gozar al máximo del espectáculo que a cada momento le ofrece el río.


Quiero dejar claro que existen muchas clases de pescadores aunque,  pescadores o pescador de verdad sólo hay UNO: el que se guía por su intuición respetando al máximo la naturaleza.

La pesca con caña por circunstancias propias es una pasión libre y natural. Cada uno dispone a su libre albedrío de optar por una u otra modalidad de pesca y demostrar si la pesca es considerada o no deporte, afición o el vicio más democrático. Por lo tanto, no existe razón para que el pescador que utiliza la lombriz como cebo, sea criticado o menospreciado por los que pescan a otras modalidades como la pesca a mosquito ahogado, buldó o a la leonesa, si hablamos de lance ligero, o a mosca seca, sin olvidar la cucharilla. Claro que éstas últimas son más elegantes o limpias pero, ¿de qué se trata el acto de pescar? ¿De elegancia o de limpieza?


Estriba en saber engañar a los peces, a la reina de nuestros ríos, la singular trucha común o “pintona”, que así la llaman. No se puede “mirar por encima del hombro” a un pescador de cebo natural o, como últimamente, al pescador de cucharilla porque utilice lombriz o el “hierro” para pescar. Ninguno puede considerarse mejor por utilizar sólo la mosca ahogada o seca. Hay que saber adaptarse a las circunstancias del lugar y el momento de pesca elegido.


La facilidad en la pesca no tiene aliciente. Cuanto más difícil se pone una trucha para ser engañada, mayor es la satisfacción. El mejor indicador para utilizar un arte de pesca u otro es la propia naturaleza que nos rodea y el río donde vive. Los peces nos demuestran con sus movimientos lo que comen en cada momento. Sólo es observar porque la ocasión de engañarla, seguro que llegará. Ese es el verdadero pescador, el pescador de verdad que acude al río a disfrutar no sólo a por pescado.


También existe el pescador completo que no es otro que aquel que sabe utilizar cada elemento que le acompaña en el momento preciso. Aquel pescador que se niega a pescar a uno u otro arte en cada momento y sólo pesca a mosquito ahogado o a la mosca seca, ignorando la cucharilla o el cebo, no es un pescador completo. Tampoco lo es aquel que, como no es la hora de la pluma o la mosca seca, se sienta en la orilla o se marcha para el bar, que los hay. Otra cosa es sentarse en la orilla para observar a los peces e intentar saber lo que comen porque, comer, comen tarde o temprano.


Pescar sólo a cebo natural o un arte determinado de la pesca artificial, es un error porque cada arte, utilizada en sus momentos oportunos, nos ofrecerá satisfacciones y rendimiento.

Algunos pensarán que si todos fuésemos pescadores completos terminaríamos con las truchas cuando, las truchas se terminan con por “otros descuidos” humanos como la contaminación y otros deterioros constantes que sufre la naturaleza. No es pescando legalmente como se termina con la trucha. No lo es siempre que actuemos con orden y disciplina de amante de la naturaleza.


Algunos apuntan a que “cuantos más pescadores en el río, más truchas” y no les falta razón. Los pescadores de verdad son los verdaderos guardianes del río y la naturaleza. El pescador es, y será siempre, el mejor guarda del río aunque, también, es el más perseguido.

Existen muchos aficionados a la pesca que lo único que pretenden es llenar sus cestas cuando lo importante es disfrutar en plena naturaleza o pasar una jornada en el río con los amigos.


Otros, cargan sus chalecos con centenares de moscas y mosquitos y utilizan varias cañas, que tampoco están de más si sabemos utilizar cada una cuando pescamos a un arte u otro. No es necesario tener una “colección de cañas último modelos” para salir al río a disfrutar. Los que llevan tanto artilugio o cañas, son los ansiosos que todo lo quieren.

Otros pescadores mientras están pescando hoy, ya están pensando en el mañana, sin darse cuenta de que nunca existen dos días iguales para engañar a las truchas. 


En la pesca no se puede 
disponer hoy de lo que se va a hacer mañana y menos guiarse por lo que se dice en el bar o en la tienda de pesca donde nos reunimos para hablar de experiencias. Efectivamente, puede servir de guía para lo que se puede hacer cuando se va al río al día siguiente pero, toda la información que acumulamos sirve sólo para eso. Cuando llegamos al río es donde sabemos lo que podemos o no hacer, una vez visto el estado del río y tras observar lo que está ocurriendo en plena naturaleza. Incluso de ésta forma podemos equivocarnos pero siempre sobre el terreno se debe decidir.


En León, como en otros muchos lugares, somos dados a pescar a un solo arte y desde que apareció la mosca seca como “la salvadora” del pescador, parece que quien no la utiliza no puede pescar o no es un  pescador completo. Apuntan que es el arte definitivo y quienes así piensa creo que están equivocados. Efectivamente, es el más bonito para engañar a las truchas en superficie pero cada arte de pesca tiene su sitio y momento en el río.

Un factor muy importante para pescar es LA MORAL que tenga el pescador que en muchas ocasiones se confunde con las ganas de pescar. Sin moral, habilidad o ánimo, todas la experiencias en ésta vida, fracasan.


No hace muchas fechas, encontré en la orilla del río Órbigo, en Cimanes del Tejar, a un pescador de unos 80 años. Después de mucho observarle, comprobé que pese a ser un verdadero artista con la caña a sus años, sólo utilizaba el arte del mosquito ahogado y en cada lance sólo sacaba los propios mosquitos y la boya. Me acerqué y dialogué un buen  rato con él publicando días después todas sus experiencias contadas. Fue en una entrevista que reseñé en las páginas de pesca de Diario de León.


Recuerdo que me decía alardeando que “mosquito grande, trucha grande y mosquito pequeño, trucha pequeña”. A quien piense como éste ribereño del Órbigo le puedo decir, y que está mayormente comprobado, es que si las aguas bajan claras y climatológicamente el día está soleado, son los más diminutos mosquitos los que suelen tomar las truchas y si las aguas bajan altas y algo tomadas y el día está nublado, son las

moscas de mayor tamaño las recomendadas. En ambos casos existen excepciones como la experiencia del pescador, la intuición y la destreza a la hora de presentar el engaño dependiendo del tamaño. El premio siempre será el mismo: disfrutar en la acción de pesca en cada momento y respetar el medio natural.

Quien sabe respetar la naturaleza, se respeta a si mismo por lo que estar concienciados con ésta cuestión es una de las grandes asignaturas para todo pescador con sentido y visión de futuro.

 

Coto de Vegamián, río Porma (León)…

Esta es "la gorda" aunque aquel día no la pude fotografiar... Querer y no poder a causa de “la dana y la madre que la p….” Por e...