LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona

LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona
Pídelos por Internet

lunes, 30 de noviembre de 2020

Temporada de LAGO y “perimetrados”…

 

Quiero pescar en El Arenero o en Jabares y no puedo…

Maldito “bicho” pero, siempre quedan los recuerdos y la amistad

Esperemos que Papá Noel o los Reyes Magos nos traiga a Marcos de Oriente Próximo…

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 

Dicen que cuando se vive de recuerdos es que nos estamos haciendo mayores. Si esto es así, soy muyyy mayooorrr…!!!

Posiblemente sea el dichoso COVID-19 que, si primero nos confinó en casa, ahora nos tiene en vilo por doble motivo.

El confinamiento primero nos encerró en casa tres meses privándonos de muchas cosas pero, al menos lo contamos. Nuestro pesar y dolor por los que nos dejaron durante la pandemia.

Ahora, con un estado de alarma que se ha convertido en “confinamiento perimetral”, que vaya palabrejas para indicar que “estamos jodidos dentro de una nueva normalidad”, mientras unos pueden hacer de todo o casi todo, otros no se pueden mover de su localidad de residencia.


Como para no recordar y acordarse del “bicho” y la madre que lo parió por no mencionar a los “vendedores de humo” que no quiero llamarles por su verdadero nombre porque, sus madres no tienen ninguna culpa.

Dicho lo dicho, mientras en Castilla y León se pueden mover entre ciudades y provincias, así como en otras muchas comunidades más, también, e incluso, con bares abiertos, terrazas…aquí, en Asturias, estamos “perimetrados” y no podemos salir de algunas localidades y la situación mejora a “cuenta gotas”.

SIEMPRE NOS QUEDA EL LAGO

Referente a la pesca, cuando “llegaba Setiembre”, como en la canción, todo era maravilloso porque, aunque en algunas CCAA los ríos aún estaban abiertos para pescar, en otras no y, ahí estaban LOS LAGOS DE PESCA.

La temporada está iniciada y con buena asistencia de pescadores en algunas zonas, caso del Lago Jabares (León), o El Arenero (Asturias).

Lo malo es que uno se queja y no de vicio que, también.

Este año lo estamos perdiendo casi todo en éste apartado de la pesca.

De río disfrutamos media temporada, como mucho. De lago, veremos. A lo peor, ni eso pero hay que ser optimistas.

En éstas fechas ya habíamos salido a pescar, en 2019, diez o doce veces entre Asturias y León, entre Jabares y El Arenero, incluso al lago Recrea, en Palencia.



Benito y Marcos Lozano
, padre e hijo eran “los culpables” de mis salidas. Sus palabras “mañana a las siete te venimos a buscar” era una orden.

Así partíamos para un lado y otro, a gozar de nuestra pasión, LA PESCA.

Marcos, trabajando fuera de España, en Doha, lo tenía muy claro: venir a pasar las vacaciones en casa con los padres y pescar, pescar…

Este “asqueroso 2020” estamos deseando que pase por todos los motivos que ustedes saben y eso que en “todos mis alrededores”, afortunadamente, no tengo lamentaciones por contagio.

En el apartado de la “pasión por pescar”, sentimiento que sólo tiene dentro quien practica éste arte, nuestro amigo Marcos lo va a tener olvidado hasta 2021 porque le han trasladado a Arabia Saudita y durante los últimos días, a Jordania donde estará, prácticamente, todo el mes de Diciembre.

O sea, estas Navidades no podremos ir al Torneo de Navidad de El Arenero pero, si podemos porque “Barbón y su comité de sabios” dan luz verde a los movimientos por la provincia al menos, iremos tu padre y yo a por “el pitu de caleya” y te lo contaremos pero, si nos dejan perimetrados, no se, no se, que te contaremos, amigo.

Tampoco iremos hasta Jabares de Los Oteros (León) donde Nacho Gracia y su esposa nos reciben con una sonrisa y abrazo, poniéndonos unos cafés con “gotas” que nos hacían ir hasta el lago a pescar con euforia.

Que sepas, Marcos que, pase lo que pase, levanten o


no levanten la prohibición de movernos entre CCAA, lo que nunca nos podrán prohibir, con estado de alarma y sin él, serán los recuerdos y por ello éste artículo está, especialmente, dedicado a tu persona por ser “vos quien sois” y por estar “usía” donde está.

Curiosamente por ahí están los Reyes Magos de Oriente. Seguro que tendrás enchufe con ellos por aquello de la proximidad, por lo que te sugiero que hables con ellos y en “camello o avión” te traigan a Asturias, por lo menos para la noche de Reyes. Así, con el año nuevo y dejando atrás al nefasto 2020, podremos disfrutar de jornadas de pesca en lago y sacarnos “la espina” que, especialmente tú, tendrás clavada porque más de un año sin sentir una “picada” real, aunque soñemos con ellas, no es igual, amigo.


Te esperamos pronto por aquí y mientras tanto, recordamos aquellos lances del año pasado como homenaje hacia tú persona dedicándote el artículo y el recuerdo en fotos de los buen os momentos vividos.

Te queremos.

viernes, 27 de noviembre de 2020

Coronavirus, pateras…pero, siempre queda LA MORENA

 

LA MORENA, un pez tan inconfundible como peligroso

¡Sal morenita, jo… sal morenita, jo…que viene el macho y te come la carná…! Cantan mientras la pescan

 

Pescando “morenas” a la antigua usanza y al final, pulpos y lapas

 

-------------------------------------------------------------------------------------------

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 




Canarias
está viviendo días inolvidables desgraciadamente con el COVID-19, primero y ahora con la llegada masiva de pateras desde el continente africano. Canarias, está siendo olvidada olvidada por los políticos amables cuando interesa porque cuando interesa es “la gallina de los huevos de oro” del turismo. Canarias y las miles de personas que llegan exhaustas jugándose la vida tras los largos desplazamientos en pateras, están en boca de todos pero nadie pone solución. Es una vergüenza lo que allí está ocurriendo pero, nuestro blog, está dedicado al mundo de la pesca y el corazón nos lleva hasta el archipiélago afortunado para presentarles un reportaje, cuanto menos original y desconocido: LA PESCA DE LA MORENA como lo hacían los antiguos moradores, los guanches.

En Pescarmona, rescatamos un reportaje que nunca habíamos publicado en el blog y que seguro va a despertar el interés de más de uno por su originalidad.


UN ARTE DE PESCA QUE SE PIERDE

 

Unos calcetines viejos, sardinas, saltones o cualquier pescado sobrante es bueno para ser utilizado en este tipo de pesca tan ancestral como el pueblo guanche.

En Canarias, la pesca de “morenas” a la antigua usanza, cada vez se pierde más.

Son pocos los pescadores isleños que aún conservan el arte de pescar  este pez anguiliforme, atrayendo a las piezas con el cántico de canciones, silbándolas o tarareándolas, y con un viejo calcetín, en cuyo interior se meten sardinas y se machacan para acto seguido mojarlo en el agua de mar y escurrirlo sobre la zona elegida de pesca, impregnando las charcas existentes entre las rocas de la mar con el tufillo a pescado que se desprende del mismo. Después, viene el anzuelo con carnada para atrapar la pieza una vez que sale de su guarida o bien utilizando un gancho o lazo, dependiendo del pescador.

 


Hay que ser isleño y haber “mamado” la pesca desde la más tierna infancia para atreverse a pescar morenas como lo hacían los antepasados. Es un arte que se transmite de generación en generación, de padres a hijos y, hoy en día por desgracia, está casi desaparecido. Casi nadie la practica porque no es rentable. Ahora, las morenas se pescan en alta mar con nasas, es menos sacrificado e incluso menos peligroso pero pierde el encanto de lo antiguo, lo tradicional, lo clásico.

 

NACIDO JUNTO A LA MONTAÑA SAGRADA  DE LOS GUANCHES

Ricardo Jesús Martín Pérez es un gran canario nacido en Gáldar. lleva toda su vida pescando como afición aunque, como bien apunta “directamente ligado a la mar y criado en la playa. Por nacer, no nací ni en la clínica, sino con matrona y en casa, cerca del mar…”

Ricardo practica la pesca en sus tres vertientes: caña, submarina y en embarcación, además de ser un excelente mecánico de coches. Lleva su tierra muy adentro y no ceja en el empeño de rescatar la pesca de morenas, a la antigua usanza, aunque es conocedor de las dificultades por la que atraviesa este estilo o arte, prácticamente extinto por las muchas dificultades que presenta, unidas a la falta de concienciación de la juventud que no quiere complicaciones y menos en la pesca al estilo tradicional de morenas.

“La morena, era un pez imprescindible en la dieta isleña hace varios siglos, ahora, este y cualquier otro pez es capturado de forma industrial o criado en piscifactorías que surten más rápido al cliente, bien familiar o de hostelería”, dice Martín Pérez.

Nos cuenta que lo de cantarle a las morenas es más una leyenda urbana que algo efectivo, a la hora de pescar. De generación en generación, los isleños han hecho lo mismo cada vez que se salía a las rocas del mar en busca de este pez.

Ricardo Jesús no sabe por qué las continúa cantando, pero nos comenta que si no lo hace cantando, lo hace silbando o tarareando. “A mí me enseñó mi padre, a mi padre el suyo y así de generación en generación se ido transmitiendo este arte. Para pescarlas a la antigua usanza es imprescindible hacerlo, ya que si no parece que no salen”.

 

CONDICIONES ESPECIALES

 

En cinco ocasiones hemos intentado realizar este tipo de reportaje y, al final, por unos u otros motivos, especialmente por falta de condiciones de la mar, no hemos conseguido realizarlo al completo. Cuando no eran las mareas, que no ayudaban, eran las condiciones climáticas.

Para poder pescar morenas al arte tradicional canario es imprescindible tener una buena marea baja, por ello se decidió, aconsejado por los expertos, hacerlo cuando la mar se vacía con la entrada de la Luna Nueva.

Por fin llegó el día soñado después de los intentos fallidos.

 

A las seis de la mañana partíamos desde Las Palmas en dirección a Gáldar. A mitad de camino, en San Felipe, hemos quedado con Ricardo Jesús. Está amaneciendo y la mar, el mar se presenta espléndido con una playa abierta con mucho pedregal y vaciando agua, como dicen los lugareños.

El lugar elegido es El Charco de San Lorenzo.

El amanecer, con nubes en el horizonte y el sol abriéndose camino no puede ser más hermoso. Se respira paz, tranquilidad. Huele a mar. En la punta, San Felipe se mece ante el acantilado, talmente como si las casas de blancas fachadas se estuviesen columpiando sobre las olas.

Mientras esperamos la llegada del anfitrión, otros dos aficionados se nos adelantan. En sus manos llevan unos ganchos de acero. Son pulperos que pretenden “hacer su día” temprano.

La mar presenta las condiciones idóneas y exigidas para este tipo de pesca, así como la del pulpo. Las rocas están al desnudo, como hace tiempo que no se ve por el lugar. Se elige una zona intermedia que, normalmente está cubierta de agua y donde los dos expertos aseguran que hay cantidad de morenas o al menos las han pescado en otras ocasiones.

No sopla aire y la temperatura es agradable. El agua, según Ricardo y Daniel, está fresquita y es que hay que “pisarla” en chanclas.

Las condiciones son buenas y sólo hay que esperar a que las morenas acudan a la llamada.

 

MATERIALES

 

Un cubo y en su interior sardinas de varios días atrás. “Cuanto más pasadas estén, mejor”, apuntan los expertos. Dos trozos de palo. Hilo del 40. Dos anzuelos y dos varillas de acero o pinchos, junto con dos calcetines viejos. Nada más, bueno sí, otro trozo de palo de escoba, con un alambre haciendo lazo, en la parte superior.

Mientras Dani prepara los dos anzuelos unidos, cada uno, a un trozo de hilo de unos cinco metros y les pone carnada, Ricardo prepara el calcetín.


En el calcetín viejo se introducen varias sardinas, no más de tres. Una vez dentro, con el pie se pisa el calcetín y se golpea en la roca para machacar el contenido. Después se moja en el agua salada y con la mano se va estrujando la pieza de lana o fibra, para que los chorros de agua impregnada del olor y la carne de la sardina, se vierta en la del charco elegido. Ricardo Jesús y Dani van de un lado a otro repitiendo la operación y cantando la canción que suena a algo distinto. Mientras uno silba, el otro canta el “sal morenita, jo. Sal morenita, jo, que viene el macho y te come la carná…Sal morenita, jo. Sal morenita, jo…!



Nada de nada, ni cantando, ni silbando. La morena no aparece. Al olor de las sardinas acuden todo tipo de peces menos las morenas. Incluso, una estrella de mar.

Se cambia de escenario unos metros más allá. Tampoco. Así a lo largo de tres horas, hasta que la mar comienza a subir y hay que abandonar la pesca, no sin antes haber intentado conseguir al menos un pulpo de entre las rocas.

 

LA JORNADA DE PESCA NO SE PIERDE

 

A falta de morenas buenas son otras piezas, pulpos por ejemplo y lapas. De la mar en una jornada de pesca, dicen,  no se debe ir uno de vacío.

Viendo que otros dos aficionados estaban pescando pulpos en la misma zona, Dani y Ricardo Jesús hicieron lo propio. A base de introducir entre las rocas la varilla de acero, dos hermosos pulpos salieron a su encuentro.

No se había perdido la jornada, no.

Sin herramienta propicia, se decide coger, también, unas lapas en las rocas próximas. Estas lapas son un “bocado” exquisito. Son lapas de agua batida que no tienen ni siquiera un poco de arena. Una delicia que impregna nuestra pituitaria de puro mar, al ser comidas en crudo. Bocata di cardinale.

Y mientras ellos practicaban con pulpos y con lapas, el cielo se despertaba del todo. Los rayos del sol iluminaban la zona atravesando las nubes y San Felipe, auque dormitaba, daba un aire celestial al amanecer mezclándose con los rayos rojizos y las nubes grises que parcheaban el horizonte. Una bella estampa.

 

MORENAS DE FONDO, DESDE EMBARCACIÓN Y OTRAS HISTORIAS

 

Para poder presentar algún ejemplar de morena tuvimos que hacerlo pescando desde embarcación y con nasa.

Se trata de un barco, “El Inglés”  que nos ha mostrado, en otras jornadas, lo dura que es la mar para los jornaleros, los pescadores profesionales que viven el día a día adentrándose en el océano para poder subsistir ellos y sus familias.

De carnada sardinas y otros peces sobrantes de otras jornadas en el mar.

Así, con la nasa en el mar de un día para otro, las morenas acudieron en buen número y se las podemos mostrar en este reportaje. La pena es que no hubiesen salido cuando lo intentamos a la antigua usanza cantando el ¡sal morenita, jo…! Otro día habrá más fortuna y se lo contaremos con imágenes.

Son ejemplares hermosos, con libreas llamativas, cabezas grandes y alargadas y unos dientes que imponen respeto. Los ojos son llamativos, muy llamativos, por su viveza. Parece que te están mirando constantemente o más bien, no te dejan de mirar. Poseen una portentosa cola y se mueven como auténticas culebras.

Curioso, una vez que se pesca una morena, lo primero que hace es regurgitar lo que han comido.

Si la morena es peligrosa lo es por sus poderosos dientes afilados. Una dentellada de un ejemplar adulto puede finalizar con el pescador en el hospital. Ricardo cuenta que, en Agaete localidad norteña de la isla de Gran Canaria, una morena de unos ocho kilos le llevó parte del gemelo a un pescador llamado Isidro.

La fiereza de la pieza que se defiende como puede cuando se ve acorralada pero, sobre todo, que es un pez carroñero que se deja parte de las piezas que come entre los dientes, hacen que las morenas sean peligrosas no sólo por el daño de la mordedura, si no por tener un foco de infección entre los dientes.

Para matarlas, dice Ricardo, hay que darlas un golpe fuerte y seco en la cola. No, no es broma, en la cola. Esta parte de la morena, como las de otros peces de la familia de las anguilas, es donde residen más espinas o la espina principal del animal. Con un golpe seco se paraliza su sistema nervioso, apunta.


Para los isleños, los mejores ejemplares de morenas son “el macho morena”, porque tiene menos espinas. También se le conoce como “papudo” y es el mejor ejemplar que se puede capturar en roca.  Otras especies de morenas son “la pintada”; “la negra” que tiene un par de cuernitos y la “pico-pato”. Estos tres últimos tipos se pescan en fondo, siendo “la pintada” la mejor para comer.


La morena es un pescado blanco muy sabroso. Para limpiarla, una vez se la golpea con una piedra en la cola, o cualquier otro objeto contundente y está bien muerta, se la coge del cuello con una mano y se tira hacia abajo para que todas las espinas vayan en un mismo sentido. Luego se abre con un cuchillo, desde el culo hasta la boca. Se corta la cabeza. Se hace en rodajas, bien sea con o sin  piel, hay personas que se la quita.

La zona abierta es la más codiciada para la cocina, como ocurre con su pariente el congrio.

La receta de morena es lo más sencilla del mundo para preparar. Sólo se necesita una buena pieza. Trocearla, no demasiado fina, pero tampoco gruesa. Rebozarla en harina e introducirla en una sartén con aceite de oliva, virgen extra,  bien caliente, hasta que quede bien “abizcochadita”, como dicten en Canarias. Si la acompañamos de un buen mojo verde a base de cilantro, aguacate, ajo, sal y vinagre, mejor que mejor y… ¡buen provecho!

lunes, 23 de noviembre de 2020

Señoritos de la pesca sin muerte o captura y suelta, ¿por qué?...

 



La variación de las Normas de Pesca del Principado de Asturias levanta polémica por ambigua

¿Qué es MOSCA EN SUPERFICIE?


En algunos foros de Facebook llaman despectivamente “señoritos” a los practicantes de la mosca seca o mosca en superficie

En Otros piden apoyo municipal para que cambien la normativa que podría acabar con la economía local

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 

Señorito, según el diccionario de la RAE, se refiere “a aquella persona que es muy refinada y de gustos muy remilgados”.



Esta palabra se está utilizando en “algunos foros de pesca”, por Internet en tierras asturianas, con motivo de las correcciones aparecidas en el BOPA referentes a la pesca, especialmente del salmón, en épocas próximas al verano cuando existe menos agua en los cauces de los ríos salmoneros y el salmón atlántico está más desprotegido.

Concretamente, reproduzco lo que he visto en un chat:

La prohibición del uso de la ninfa y otros cebos lastrados para la pesca del salmón en Asturias en las mejores épocas, deja los ríos asturianos en manos de un reducido grupo de señoritos para uso y disfrute exclusivo.

Relegando al 80% de los pescadores tradicionales asturianos y sus asociaciones a la marginación y futura desaparición. 

Por qué unos SI y otros NO es lo que debería explicar el señor David Villar, Director General del Medio Natural y Planificación Rural en el Gobierno del Principado de Asturias.




La libertad de expresión es sinónimo de democracia y por ello aludo a lo escrito en dicho foro sin menospreciar lo que apuntan pero, sí contestando.

La rectificación del Principado advirtiendo de errores en la resolución del pasado 21 de Octubre de la Consejería de Medio Rural por las Normas de Pesca para 2021 lo deja claro en su apartado 7.2.2. Pesca del salmón sin muerte, donde dice que desde el 16 de Junio la pesca se realizará SÓLO CON MOSCA EN SUPERFICIE.

En el apartado 7.4 Artes y cebos para la pesca sin muerte la corrección dice: “desde el 16 de Junio al 15 de Agosto en los cursos hábiles para pesca de salmón, la modalidad de pesca a mosca será con MOSCA EN SUPERFICIE.

Todo esto lo ha corregido el Principado para proteger de las NINFAS,  especialmente, a un “desprotegido salmón” que en verano es más vulnerable y así lo demuestran las estadísticas de capturas en las últimas temporadas.

El grave problema de la corrección es que lo de MOSCA EN SUPERFICIE es muy ambiguo.

Volvemos al diccionario de la RAE. La palabra superficie viene definida por “parte más externa de un cuerpo que lo limita o separa de lo que lo rodea”.

Si en el río la superficie es el agua, no cabe la menor duda de que las moscas a utilizar DEBERÁN FLOTAR.

Aquí radica otra vez el problema. Cualquier mosca seca cuando se posa en la superficie del agua flota más o menos, dependiendo de su peso pero, después va mojándose y tiende a hundirse aunque le apliquemos líquidos especiales para que floten, más si se trata de las MOSCAS DE SALMÓN.

¿Entonces?

El Principado debería definir mejor lo que se pretende con estas correcciones a las Normas para 2021 porque se está cargando el empleo de la pesca a mosca seca, también. Si se aplica la norma a rajatabla cuando se hunda la mosca seca hay que sacarla y secarla y, por supuesto, LA MOSCA AHOGADA NO SE PODRÍA USAR. De lo contrario estará dejando UNA LAGUNA interpretativa para “muchos listos o torpes” que podrían “disfrazar las monas de seda” pero serían “monas”, no moscas.

Un apunte.

A los responsables de la pesca en el gobierno asturiano les “falta valor” para tomar decisiones contundentes ante un grave peligro de extinción de un bien único y que fue abundante hace un montón de años pero que, desgraciadamente, tiende a desaparecer. Sólo hay que ver estadísticas.

EL SALMÓN ATLÁNTICO está en la UVI. Es un bien a conservar y por ello hay que ser valientes a la hora de legislar y no hacerlo a medias o ambiguamente.

Ninguna persona necesita el río para subsistir o sacar a la familia adelante como antiguamente aunque, al paso que vamos, todo puede ocurrir.


En Castilla y León fueron valientes hace siete años, casi ocho, y ahí están los resultados con sus más y sus menos.

Cierto es que el número de licencias disminuyó considerablemente pero, el de “pescaderos” ahí continúa teniendo su “pescadería” para poder llevarse, previo pago del permiso si es coto, algunas truchas para casa.


En Castilla y
León las sociedades, o asociaciones colaboradoras, lo son porque se pretende COLABORAR, no por unos descuentos a la hora de sacar los permisos que era lo que existía antes. En éste apartado hasta en eso se ha ganado con el nacimiento de muchas asociaciones o clubes que colaboran con limpiezas de márgenes, con jornadas divulgativas de concienciación medioambiental, etc. Antes, había dos RIOMONTE Y VENATORIA, principalmente, que aglutinaban a miles de pescadores que se ahorraban casi el 50% a la hora de pagar los cotos.

Hay que concienciarse de que el río SIN PECES, deja de ser río y existen muchos factores que influyen para que una masa de agua no tenga peces y todas ellas hay que corregirlas desde la contaminación hasta la pesca con muerte.

Por cierto, de lo que he leído por Internet me llama la atención la frase: “Por qué unos SI y otros NO es lo que debería explicar el señor David Villar, Director General del Medio Natural y Planificación Rural en el Gobierno del Principado de Asturias”.

Eso, eso que lo explique y no tan ambiguamente, ya está bien de verdades a medias.

¿No será que tienen miedo a enfrentarse al 80% de los pescadores que no practican captura y suelta y sí la pesca tradicional?


No admito, particularmente, que me llamen SEÑORITO por practicar la pesca sin muerte porque, no lo soy y porque dentro de mí libertad y la democracia prefiero, en lugar de llevarme los peces para casa, que me llevé muchos e incluso los vendía, dejarlos en el río para que otros los disfruten, como yo.

Pez en la sartén o la plancha sólo se degusta una vez al comerlo y en el río, además de procrear, sirve para que muchos los disfruten y no se pierda la especie.

Lo que no entiendo es como en la ribera del río más hermoso de Asturias, el CARES, pescadores me imagino que tradicionales, piden apoyo municipal para modificar la normativa de pesca porque, dicen, “acaba con la economía local y con la tradición ribereña”, ¿cómo?

Es increíble que no entiendan éstos pescadores que SI NO HAY PECES EN EL RÍO se terminará todo. De verdad, ¿no lo entienden?

Al menos con el captura y suelta lo peces se quedan


en el río para disfrute de otros, si se lleva para casa, ADIÓS EL CICLO DE LA VIDA.


Entonces sería cuando la economía de Ribadedeva, las dos Peñamelleras y Cabrales perderían parte de esa gran economía que dan lo pescadores con sus visitas para pescar en el Cares y Deva, tanto a bares y restaurantes como, además, a otros establecimientos para adquirir productos o regalos típicos.

Lo importante es que EL SALMÓN no desaparezca ni del Cares, ni de ningún río asturiano. Esa es la gran riqueza, lo demás vendrá por añadidura.

Coto de Vegamián, río Porma (León)…

Esta es "la gorda" aunque aquel día no la pude fotografiar... Querer y no poder a causa de “la dana y la madre que la p….” Por e...