LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona

LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona
Pídelos por Internet

martes, 18 de junio de 2024

Coto de Vegamián, río Porma (León)…

Esta es "la gorda" aunque aquel día no la pude fotografiar...


Querer y no poder a causa de “la dana y la madre que la p….”

Por eso les quiero contar la historia de LA GORDA DE VEGAMIÁN una trucha para el recuerdo y que escribí para un Filandón de pesca

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 


He tenido el coto de Vegamián en el río Porma y por culpa de una dichosa “dana”, no lo he podido pescar.

Nos las prometíamos felices y pese a “la que estaba cayendo por tierras astures”, agua, agua y más agua, nos dispusimos para acudir a pescar. Cuanto más nos adentrábamos en tierra minera, más agua caía. Cuando llegamos a la falda de San Isidro, cas damos la vuelta para Gijón pero, decidimos ir despacio y dedicar la jornada a comer en el Bar Restaurante Madrid, de Puebla de Lillo, si el río y la climatología no nos dejaban pescar. Así ocurrió.


Por éste motivo les quiero volver a contar una historia que me ocurrió hace un par de años en el mismo escenario y así, “me imagino que volví a pescar en Vegamián”.

La historia que conté en uno de los Filandones de la Semana Internacional de la Trucha de León que ahora nos van a “desvirtuar”. 

Comienza de la forma siguiente:


LA HISTORIA DE LA GORDA

No he podido dormir en toda la noche. Son tantas las imágenes vividas éste martes pasado en el coto de Vegamián (León) que no puedo ni contarlo. Se me amontonan en la mente pero, especialmente, una de ellas, LA GORDA, un truchón de cerca de dos kilos, más o menos porque, aunque no la pude ni medir ni pesar, la saqué hasta las piedras y era un ejemplar hermoso.


La fotografía ha quedado en mi mente y son  tantas “las cábalas” que le he dado a lo ocurrido que aún no me explico como la pude perder aunque de todas formas iba a volver a la vida porque estaba pescando con anzuelo sin muerte, en captura y suelta.


Y como no pegaba ojo, a eso de las tres de la madrugada me puse a escuchar la radio. En antena estaba Manolo Quijano, el mayor de los tres hermanos de CAFÉ QUIJANO, le estaban entrevistando en la COPE, sobre un libro que había escrito con historias de sus canciones. Me resultó muy interesante todo lo que contaba pero, LA GORDA, no se marchaba de mi mente. La historia de Lola y la canción del grupo me dió el título para éste artículo.


Esta es la historia.

“La gorda” de la jornada, la más gorda, tomó mi señuelo con tanta virulencia que hasta me asustó. Acababa de llegar a la zona donde el río Silván deposita sus aguas por la margen izquierda al río Porma. Me  costó trabajo bajar para poder lanzar desde el cemento pero como algún alma caritativa quiso dejar el camino expedito para futuros pescadores. Se trataba un peñasco pegado al muro de cemento al lado de un árbol. El árbol sirvió para apoyar los brazos y el peñasco para apoyar los pies.


Con sigilo, por detrás de unos arbustos, lancé mis leonesas río arriba donde el Porma toma las aguas del primer túnel por donde una parte de las aguas del Silván caen al curso principal del Porma. El otro túnel, porque existen dos bajo la carretera, estaba a mi lado.

Según voy recogiendo, siento un tirón tremendo. Era en la zona más profunda donde las corrientes de agua se juntan. Algo gordo tensaba mi caña. Aguanté los primeros meneos, cediendo con mucho cuidado y casi rezando porque, aunque el coto era con muerte, siempre pesco sin muerte como apuntaba y con anzuelos sin arponcillos.


Enseguida me di cuenta que se trataba de la infalible a la que venía prendida la trucha, un hermoso ejemplar que no quería aproximarse a la orilla y tendía a empozarse. Levanté la caña con cuidado y me puse por delante del matorral de rodillas, ya en las piedras junto al pozo.


Al verme LA GORDA, volvió hacia lo más profundo. Sabiendo que el anzuelo era sin arponcillo y el hilo del carrete y la cuerda, que siempre monto sobre la línea, era del 16, intenté no forzar y, poco a poco, el truchón fue cediendo otra vez.

Reconozco que cuando estaba próxima a las piedras de la orilla y viendo su tamaño, no daba crédito a lo que traía. El ejemplar agotado estaba vencido, no se movía y parecía un palo.


Intento meter la sacadera y noto que LA GORDA no entraba en ella. Sólo pienso en sacarla a la orilla porque estaba exhausta y efectivamente, entra en las piedras de la orilla del pozo. Me arrodillo para intentar cogerla pero, la fortuna que me estaba haciendo gozar con tan hermoso ejemplar, hizo posible el infortunio porque al hincar de nuevo la rodilla, la trucha dió un salto sobre las piedras y el puntal de mi caña chocase contra la rama del árbol que tenía por detrás. Zás…se rompe el hilo y LA GORDA se rebota sobre las piedras, con tan mala fortuna que se metió en el agua del pozo.

Pese a la profundidad y como la sacadera la tenía en la mano, me lancé a por ella. Sólo sirvió para que cobrase más vida y velocidad y se sumergiese en el pozo con la cuerda completa con boya y todo, sin que pudiese hacer nada. Casi lloro.


He estado toda la noche sin pegar ojo y en la radio, Manuel Quijano continuaba con sus historias. Ahora, la música que sonaba era de La Taberna de Buda y la historia de la canción creada en el bar de copas de su padre. Atendía a la radio con la intención de olvidar a la gorda. Era imposible porque continuaba preguntándome como se me pudo escapar sin poder fotografiarla y disfrutarla algún minuto más.


La fotografía quedó en mi retina junto con la “mala leche”. El insomnio padecido me ha tenido media jornada “atontado” con el sueño y el cabreo en el cuerpo.

Todavía no entiendo que fue lo que hice mal. Ya estaba fuera del agua y rendida a mis pies y, aun así, no quiso dejarme disfrutarla más y hacerle una foto.


Al final, “el consuelo del tonto” porque me hizo gozar un buen rato. No se cuantos minutos, aunque me parecieron una eternidad.

Un éxtasis incalculable sin “eyaculación”. Otra vez te volveré a gozar GORDA y si no fuese yo el pescador afortunado, aunque no lo conozca, que te disfrute al máximo el día que te pesquen porque, esa librea que contemplé, esa cabeza enorme, ese cuerpo estilizado por los centímetros y abundante en carne y pintas enormes, dan para gozar muchos porque si estás ahí es porque eres lista y habrás estado en “muchas guerras” porque, ese tamaño no se consigue sólo por comer, si no por saber “guerrear” con la naturaleza y quienes formamos parte de ella.


Y con las aventuras relatadas en el libro de Manuel Quijano, donde contaba entresijos de como “ligaba en Internet”, me quedé dormido.

Al final, he descansado escribiendo esto porque me ha dado cuenta que lo importante ha sido estar allí y que ELLA eligiese mi mosca para hacerme gozar, sufrir y casi llorar.

Gracias GORDA.

lunes, 17 de junio de 2024

Este domingo 25 aniversario del club de pesca y casting ABUSU de Arrigorriaga (Vizcaya)...

 



EL DOMINGO 23 DE JUNIO
en Arrigorriaga (Vizcaya) están de “cumpleaños”…

Open de pesca 25 aniversario del C.D. Pesca y Casting ABUSU

En el barrio de La Peña (ría), competición de “mubles” modalidad de captura y suelta

 

Texto: Eduardo García Carmona

 

El C.D. de Pesca y Casting ABUSU, de Arrigorriaga (Vizcaya) estará de fiesta con motivo de su XXV Aniversario y por ello lo celebrarán con un Open de Pesca en la modalidad de mubles (captura y suelta).


Este club vasco laureado en múltiples ocasiones en competiciones nacionales y autonómicas en modalidades de pesca y casting, que dirige Ángel Jesús Otero Barreda, merece un reconocimiento por su gran labor en favor de la pesca y la naturaleza con muchas actividades de concienciación, además de las deportivas.

Este OPEN 25 ANIVERSARIO, abierto a los pescadores que lo deseen, tendrá regalos para todos los participantes y, además, premios en metálico y trofeos para los tres primeros clasificados y del 4º al 10º puesto, material deportivo.

Los más pequeños también tienen su actividad y premios como se puede observar en los carteles.

Nuestra enhorabuena al club y todos los pescadores con el deseo de que celebren el acontecimiento y disfruten de un gran día.

jueves, 13 de junio de 2024

EL MANUSCRITO DE ASTORGA 400 AÑOS DESPUÉS...



EL MANUSCRITO DE ASTORGA 400 AÑOS DESPUÉS...

León, especialmente y Astorga, particularmente, deberían reclamar el reconocimiento hacia el primer tratado de pesca escrito y con explicación de cómo adereçar 33 tipos de moscas para la pesca

La historia del Manuscrito contada por Jesús Pariente Díez en cartas dirigidas al autor de éste artículo

 


Texto  y fotos: Eduardo García Carmona.

 


"En nombre de Dios y de Nuestra Señora. Este es un libro de adereçar y adobar plumas para pescar truchas en algunos meses del año y en particular Henero y Hebrero y Março y Abril y Mayo hasta San Juan.


Va sacado y aprobado por libros de pescadores de mucha hesperiencia y conprobado por Lorenço Garçia, pescador, veçino desta ciudad de Astorga y sacado por mano de Joan de Bergara, suyo es el dicho libro y comiença en la manera siguiente a la buelta desta oja. Fecho en este año de 1624".


Así comienza el
Manuscrito de Astorga. Documento por demás excepcional y que contiene información más antigua sobre el arte de pescar truchas con moscas. Libro maravilloso, donde los haya, y que tiene una historia fantástica y a la vez triste porque, además de cumplir 400 años aún continúa sin aparecer como tampoco la administración autonómica de Castilla y León para rendir el homenaje al manuscrito y todo lo que representa para la pesca y León, especialmente.


Contiene el
Manuscrito de Astorga una descripción sobre la preparación y empleo estacional de treinta y tres tipos de "moscas". Se trata, al fin y al cabo, de imitar insectos que pueblan nuestros ríos y con este engaño, dar con el salmónido en la cesta esperanzada del paciente y a la vez inquieto pescador.

En Pescarmona, guiados por una serie de misivas enviadas en vida por Jesús Pariente Díez a quien esto escribe, procedemos a escribir éste artículo.


Siempre se dijo que
Juan de Bergara no fue pescador, sino mero escribano que nos legó los saberes de los pescadores de la época. Y más concretamente los de Lorenzo García, quien debió ser hombre experimentado y gran conocedor de los ríos.

De todos los insectos y de la forma de cebarse de las truchas, les citaré algunos de estos engaños. Por ejemplo el negrisco, realizado con plumas de tonalidad negruzca.


En febrero y marzo...
"llevan los negriscos más claros". Y así los describe Juan de Bergara. "La pluma de enmedio ha de ser de çarapico real y si no de ganga y a falta de pita ciega de las que tiene debajo del ala; y a falta de estas, sirven de cuco y de codorniz, digo de gachas, tienenlas debajo del ala, pero son mejores las primeras”.


Créanme que no me he olvidado de las plumas de los gallos. Pero éstas de Juan Bergara estaban hechas, al menos de las plumas de los siguientes plumíferos: de gallo, de perdiz, de chotacabras, de cuco y de codorniz. De estas aves utilizaban las plumas de debajo de las alas.


Por el mes de marzo,
Lorenzo García o Juan de Bergara sacaron estas experiencias:

"Este mes es bonísimo de la pesca vara, por ser primavera y sopla el çefiro y favonio ban las aguas más calientes"..."En este mes an de ser los negriscos más claros y el cuerpo más berde y los pardos por consiguiente más conchados con dos plumas crudas y una madura en medio".


El Manuscrito de Astorga de 1624
, es un documento que ha servido de base para la construcción de toda una ciencia, en torno a la gran protagonista de nuestra primavera. De la primavera de nuestros ríos: la trucha.

El Manuscrito de Astorga de 1624, sobre el arte de adobar plumas para pescar truchas, tenía una historia fantástica y triste. Misteriosamente ha aparecido el original del Manuscrito en una galería londinense.


Un empedernido pescador francés,
Carta de Jesús Pariente
Luis Carrere, buen amigo del leonés Jesús Pariente, verdadero artífice de que el Manuscrito exista, fue quien en primer lugar valoró la importancia del manuscrito. Parece ser que un sacerdote de Boñar, Felipe Sánchez, apareció por Madrid con una porción de documentos antiguos relativos a la pesca y entre ellos la relación de moscas leonesas. En ese momento Mr. Carrere había conectado con las truchas leonesas, con los gallos leoneses y con los documentos que comportaban toda una tradición del arte de la pesca. Lo que le lleva a publicar en 1957 su libro Técnicas Modernas de la mosca artificial.


La amistad del leonés
Jesús Pariente, con el francés, se fraguó a través de cartas. Este le mandó su libro reeditado en París en l.957, escrito en francés y que contenía la trascripción del Manuscrito de Astorga de 1.624 y el Manuscrito de Luis Peña de 1.825, escrito en castellano y traducido al francés. Su dedicatoria, según reza en una carta, que me envió,  contando cosas del Manuscrito de Astorga, decía: “Para D. Jesús Pariente Díez, generalísimo de los pescadores de León, que practica el arte mosquero en los ríos del paraíso leonés. Este testimonio de fraternidad deportiva, salpicado con una pizca de envidia. ¡Quién tuviera vuestros ríos! Febrero de 1.959".


El Manuscrito
se salvó de la hoguera por escasos milímetros. El Manuscrito había estado en la Biblioteca de Julio del Campo, donde acude ante su heredera Jesús Pariente, en cuyo domicilio encuentran por fin, tras larga búsqueda, tan preciado documento.


Transcribo para ustedes la referencia de la
Revista Tierras de León de octubre de 1965, cuyo autor era Jesús Pariente Díez.

El Manuscrito de Astorga ya había sido adquirido por la Diputación de León en el año 1959. En la citada publicación se reproducía una traducción del Manuscrito. Y dice el articulista... "Hechas estas breves referencias históricas, la Federación Leonesa de Pesca, que no regateó esfuerzo para la localización y adquisición del Manuscrito de Astorga, tiene la satisfacción de darlo a conocer a los pescadores españoles, en su versión original y por fotocopia obtenida como cortesía de la Diputación de León, que tuvo el acierto de adquirir y regalar el Manuscrito de Astorga a su Excelencia el Jefe del Estado con motivo de su visita a esta ciudad el día 11 de julio de 1964".


Si mal no recuerdo, los bienes del “extinto”, formaron parte de una fundación de cuyo nombre ni quiero acordarme. Tengo noticia de que su presidente o, quizá administrador era un despedido cardiólogo, presunto especialista de trasplantes del corazón quien “trasplantó” el manuscrito a una galería londinense.

Tanto peca el que mata como el que tira por la pata. ¿Quién estará legitimado para disponer tan alegremente y por intereses innombrables de nuestro patrimonio? Creo que aquellas generosas autoridades, ¿generosas? son tan responsables como el ínclito “marquesito”.


Es imposible. Nos tenemos que rebelar contra tantos desmanes cometidos en nuestra comunidad.

Hay que hacer referencia de una  publicación en el año 1984 de una versión en español, francés e inglés, patrocinada por el cónsul general de Dinamarca en Madrid, Dr. Kirkegard. Es una edición con numeración reducida y de cierto interés que, autorizó el propio presidente de la Federación Leonesa de Pesca, Jesús Pariente, por ser gratuita.


En resumen,
el Manuscrito de Astorga, de Juan de Bergara, es el primer catálogo conocido en el mundo, que clasifica y nomina 33 modelos de moscas artificiales para la pesca de la trucha. Fue el leonés, Jesús Pariente Díez, en su calidad de presidente de la Federación Leonesa de Pesca, quien consiguió hacerse con él, tomó fotografías e hizo una trascripción paleográfica, que publicó y salvó en 1.966.

Imitación moscas Manuscrito (J.L. García)

Donde
el Manuscrito de Astorga ha salido mejor parado fue en el libro “50 años de historia a la orilla del río” del propio Jesús Pariente, conocedor y amante como nadie de esta joya única, legado que lo es para todos los pescadores. Libro que con una dedicatoria muy especial guardo en mi biblioteca particular.

Gracias Jesús, y que Dios te tenga en su gloria.


Y con todo lo referenciado en éste artículo que publicamos en
Pescarmona, ¿Cómo es posible que las autoridades autonómicas de Castilla y León no hayan declarado a 2024 como año del Manuscrito de Astorga y que los fastos para celebrar dicha efemérides estuviesen presentes, a diario, en calles y plazas de la ciudad de Astorga?

Los pescadores pensamos que los políticos son eso “políticos” y aunque se deben al pueblo sólo les interesa éste cuando llegan las elecciones.


Por cierto, ¿Cómo se me ocurre a mí creer que los políticos pueden hacer algo por
El Manuscrito de Astorga, si se han cargado la Semana Internacional de la Trucha de León, en su formato original, tras 54 años celebrándose en el mes de Junio, principalmente?


No pasa nada, pero es una pena que ahora que llegan fondos europeos para éstos y otros temas, no se vayan a dedicar para festejar tan magno acontecimiento del nacimiento del
MANUSCRITO DE ASTORGA (1624-2024).

lunes, 10 de junio de 2024

PESCAR EN BOCA DE HUÉRGANO, río Yuso (León)...

 

Observando al pescador


EL RÍO YUSO "encrucijada de caminos" hacia Cantabria

Una buena zona para el disfrute aunque en Junio y Julio, bogas y escallos destrozarán las moscas

 

Texto y Fotos Eduardo García Carmona

Boca de Huérgano es una encrucijada de caminos en plena naturaleza. El río Yuso ofrece, en esta zona, al pescador todo su esplendor. Baja señorial hacia el pantano para depositar sus aguas, atravesando localidades hermosas como Barniedo, Los


Espejos y Villafrea, los tres con el apellido “de la Reina”. Cuentan que la Reina de España, en sus viajes a Cantabria, se detuvo en una de estas localidades. Comentan que en “Los Espejos” quedó plasmada su belleza angelical. Desde entonces los moradores

de estas tierras se quedaron tan prendados de ella que, adoptaron para siempre el apellido “de la Reina”. Otras historias relatan que, mientras el Rey veraneaba en Babia, la Reina lo hacía por estos lares. Todas las historias o leyendas son válidas y, desde luego, el paraje natural de este valle que atraviesa el río Yuso, es merecedor de visitas de “reyes”, especialmente de la caña.


Este tramo acotado ocupa la practica totalidad del antiguo coto de Pedrosa del Rey, exceptuando su parte baja, hoy bajo las aguas del pantano. Tiene todas las condiciones de los ríos de montaña, ofreciendo múltiples tiradas al pescador.

Cada metro de río da oportunidades para conseguir capturas. Las truchas son muy bravas y tiran fuerte cuando atacan al señuelo. Es una auténtica gozada pescar en el mes de Junio en Boca de Huérgano, si el caudal es el normal para la época. La primera quincena suele dar los mejores resultados, si bien, desde

que está el pantano, también es época para la subida de los escallos y bogas. Se pueden ver miles poblando el curso del Yuso, tornándolo de un color plateado centelleante, a causa de los movimientos de estos peces en las aguas. El vientre de los escallos, que suelen ser de buen tamaño, es plateado. Con el movimiento, el agua se convierte en un puro espejo. Esto dificulta sobremanera la conquista de la “singular pintona”. Es lo peor de este acotado. Si prefiere evitar la subida de los escallos, deberá elegir los meses de Abril y Mayo. En Junio y Julio, especialmente este último mes, los serenos son una maravilla.


El límite superior del coto de Boca de Huérgano se encuentra a la altura del puente de Barniedo de la Reina. El límite inferior está en el puente de Boca de Huérgano.

LAS  MEJORES ZONAS DE PESCA se encuentran desde el mismo límite superior, el puente


de Barniedo, el pescador ya puede observar una gran tablada donde el agua se remansa. La claridad y pureza de las mismas hace que se vea perfectamente el fondo de cantos rodados y las truchas que lo pueblan. Es una buena zona para comenzar a pescar a mosca seca. Frente a la localidad de Los Espejos, nuevamente el río Yuso ofrece una tabla muy buena, con abundantes ejemplares. El río, pese a los matorrales y árboles de las orillas, tiene muy buenas entradas y se pesca cómodamente.


A la altura de la ermita de San Roque, próximo a Villafrea de la Reina, se encuentra uno de los mejores lugares de pesca de este coto. Las rocas que sobresalen del lecho del río, ofrecen múltiples combinaciones para engañar a las truchas. Estas refugiadas en las rocas, aguardan la comida que les llega por las corrientes que se forman en el curso. En la

localidad de Boca de Huérgano, el río ofrece unas tablas hermosas, si bien la vegetación de las orillas cierra el paso al pescador. Existen entradas dificultosas, pero merece la pena penetrar por ellas hacia el río. La cantidad de piedra en el lecho, hace que la cuerda con los mosquitos actúe sola y se consigan buenas truchas.

Coto de Vegamián, río Porma (León)…

Esta es "la gorda" aunque aquel día no la pude fotografiar... Querer y no poder a causa de “la dana y la madre que la p….” Por e...