LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona

LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona
Pídelos por Internet

jueves, 23 de noviembre de 2023

Del 1 al 15 de Diciembre se podrán presentar SOLICITUDES DE COTOS para el sorteo de Castilla y León...

 



PRESENTACIÓN DE SOLICITUDES PARA EL SORTEO DE COTOS 2024 EN CASTILLA Y LEÓN…

Del 1 al 15 de Diciembre de 2023

Tanto para pescadores como para empresas turísticas


Celebración del sorteo el día 8 de Enero de 2024

A partir del 20 de Enero, elección de cotos para pescadores y desde el 4 de Febrero para empresas turísticas

 


Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 


Del 1 al 15 de Diciembre, desde el próximo miércoles, se encuentra abierto el plazo de presentación de solicitudes para participar en el sorteo de permisos en cotos de pesca tanto para pescadores individuales como los reservados a empresas turísticas correspondientes a la temporada 2024.


Toda la información está disponible en los siguientes enlaces:

 -       Sorteo de cotos de pesca 2024:

-        https://medioambiente.jcyl.es/web/es/caza-pesca/sorteo-cotos-pesca.html

         Sorteo de permisos turísticos en cotos de pesca 2024:

https://medioambiente.jcyl.es/web/es/caza-pesca/sorteo-permisos-turisticos-cotos.html


FECHAS

Las principales fechas de referencia en relación con los cotos de pesca:

         Plazo de Presentación de solicitudes: 1-15 Diciembre de 2023

         Celebración del Sorteo: 8 de enero de 2024, a las 12:00 horas

         Resultado público de solicitantes y franjas de llamadas: 12 de enero de 2024


         Elección de los permisos: A partir del 20 de enero de 2024 según el orden del sorteo y del 5 de Febrero para turísticos.

         Plazo máximo de asignación de permisos: 18 de marzo de 2024

Sobrantes, a partir del 8 de Marzo de 2024

jueves, 16 de noviembre de 2023

Santos Delgado publica un nuevo libro...



A los pescadores…¡nos sobran los motivos!

Nuevo libro del abulense, Santos Delgado Lozano

Una “trilogía” que comenzó con “Quince jornadas de pesca”, continuó con “otras Quince”…

 

Texto: Eduardo García Carmona

 


Efectivamente, nos sobran los motivos para salir al río a pescar como reza en el título de éste nuevo libro de Santos Delgado. No podría ser de otra manera porque, al día de hoy y sin aplicar la IA (inteligencia artificial), para ir a pescar hay que salir de casa y acudir a la naturaleza. Es aquí, en la naturaleza donde comenzaremos a exponer nuestros motivos.

Delgado Lozano en poco más de 100 páginas nos introduce en la historia de la pesca; nos relata sobre la fe, el arte, la ilusión, belleza, emoción, sentimiento, libertad, aventura, romanticismo, medicina, deporte, naturaleza, suspense, secreto, magia, fortuna, soledad y compañerismo, felicidad, pasión, vida y muerte…


Son tantos los motivos para salir al río a pescar que seguro al autor le dará tiempo a confeccionar una segunda parte.

“A los pescadores…¡nos sobran los motivos!” es un libro diferente de pesca que también te engancha a la afición y perfecciona tu propio yo.

Toda la presentación de “motivos” tiene un algo diferente con introducción de dibujos y fotografías desde la prehistoria a la edad antigua, moderna y contemporánea.


Con todos esos motivos, el autor nos introduce y recuerda a Izaak Walton, Dama Juliana Berners y otros autores que han tenido mucho que ver con la transmisión de la pesca hasta nuestros días, caso del propio Manuscrito de Astorga e incluso autores más modernos o contemporáneos.

Se pasea por el arte de confeccionar moscas con recuerdo a los grandes montadores españoles, leoneses especialmente, que han hecho arte de las sedas, plumas y anzuelos imitando los insectos naturales para engañar al pez.


Capítulo aparte es la belleza de los parajes por donde el pescador discurre a la vera del camino junto a un río. Santos, como pescador, expone todos los motivos singulares, unos y extraordinarios, otros, para acudir a la cita con la caña en la mano.

Algunas canciones de nuestras vidas son “sazonadas” de letras que tienen que ver con la pesca, recordando emociones y sentimientos con una gran captura o un lugar único como Villafeliz, en el río Luna (León). Lo que habrá gozado Santos Delgado en éste coto de la montaña leonesa que lo tiene siempre presente.


Son muchas la citas que presenta en éste libro y aunque me gustan todas, quiero destacar la de Miguel de Unamuno, escrita como prólogo a la obra de Izaak Walton para la versión española de su libro, “La contemplación del quieto fluir del río nos lava de la sucia costra de los cotidianos afanes, y, limpia y monda el alma, respira a sus anchas, por su poros todos, la serenidad augusta de la naturaleza, libertados de la obsesión de la vida gozamos de esta  como sus dueños, sin sufrirla como esclavos suyos”.


Nos relata alguna anécdota a pie de río y se centra en las capturas por medio de la magia y la fortuna de poder estar en soledad y compañerismo con esa felicidad que se siente en el alma de deportista cuando devuelves el pez al agua tras la lucha tras haber tomado el engaño. Es la vida y la muerte; la muerte y la vida que tenemos cada pescador cuando conseguimos un pez después de haberlo disfrutado. Después, cada uno que haga lo que estime oportuno.


Y en Pescarmona lo que estimamos oportuno, es que ustedes disfruten de la lectura de “A los pescadores…¡nos sobran los motivos!”, por el precio no se preocupen les costará menos que un “piscolabis” y encima se lo entregan en casa.

Gracias Santos Delgado, por haberme dado “retiro espiritual” en días tan ajetreados en nuestra España donde los políticos confunde “las témporas con el culo”.

martes, 14 de noviembre de 2023

Recordando una jornada de pesca en el embalse de RIAÑO, año 2005

EMBALSE DE RIAÑO (León), jornada de pesca especial... 

590 km2 formados por amplios valles fluviales con un desfiladero común en pleno Parque de Picos de Europa

 

Truchas de gran tamaño, pero difíciles de conseguir

 

Las zonas de cola, tanto en el Esla, Yuso como Orza, presentan una gran concentración de bogas en los meses del desove, Abril y Mayo

 

Texto: Eduardo García Carmona. Fotos: E.G. Carmona y otros

 

El embalse de Riaño, también conocido como presa de Remolina, es una masa de agua, relativamente joven, creada a finales de los 80 y puesto en servicio, oficialmente, en 1988.

Tiene una extensión de poco más de 590 Kilómetros cuadrados y está formado por amplios valles fluviales cerrado por un desfiladero común que se encuentra en el Parque Regional de Picos de Europa. Los ríos principales que vierten sus aguas al embalse son el Esla, Yuso, Orza y Anciles, amén de múltiples arroyos que bajan de las montañas próximas.

Las aguas son aceptablemente transparentes y tienen un índice de mineralización moderadamente bajo. La temperatura del agua oscila entre los 6º en invierno y cerca de 20º en verano. La capacidad del embalse es de 651 hectómetros cúbicos, siendo el mayor de la cuenca del Duero y uno de los 30 mayores de España.

Aunque nació como embalse para garantizar el riego de 80.000 hectáreas en la provincia de León y parte de Valladolid y Zamora, también tiene aprovechamiento hidráulico para la central hidroeléctrica de Remolina. En él se pueden practicar deportes náuticos y la pesca, abundando la trucha común, bogas, lampreas, bermejuelas, gobios, y algún barbo. También existe una amplia población de cangrejo señal.

Las concentraciones principales de peces se encuentran en la zona de cabecera, siendo la ausencia, casi total, en las zonas posteriores de aguas someras, según un estudio de la Confederación Hidrográfica del Duero que me pasó un amigo, las mayores concentraciones de peces son bogas, un 65% del total,  que muestran una querencia por aguas más someras que otras especies. En general, las densidades son moderadas para un embalse que presenta buenas condiciones y calidad de aguas, obteniéndose los valores más altos en las zonas litorales, especialmente llegando a la cabecera. Curiosamente, las zonas de cola, tanto en el Esla, Yuso como Orza, presentan una gran concentración de bogas en los meses del desove, Abril y Mayo, pero después la densidad se convierte en muy baja.

 MI PRIMERA JORNADA DE PESCA EN EMBARCACIÓN

Para un enamorado de lo que fue el valle de Riaño como lo he sido, no me resulta grato el navegar sobre las aguas de este embalse que anegó una de las zonas más hermosas e interesantes de la geografía leonesa.

Los recuerdos de verano, en el viejo Riaño, son muchos. El olor del pan de hogaza recién sacado del horno, el olor a pueblo con ganaderías, a la hierba recién segada, la visión mental de la plaza y torre de la iglesia de Nuestra Señora de Quintanilla, con su fiesta agosteña plagada de hijos del pueblo y visitantes de todas partes, donde acudía Imanol Arias, hijo del pueblo; el ambiente de sus ferias, pero sobre todo la belleza de un valle fértil, repleto de huertas y praderas con abundante ganado, todo dentro de un ángulo que formaban los ríos Yuso y Esla y muchas, muchísimas jornadas de pesca en la zona, “me obligaban” a realizar este reportaje.

Del ayer sólo quedan los recuerdos, la lucha para que el valle no se anegase, las fotografías, algunas dieron la vuelta al mundo. Pueblos como Riaño, La Puerta, Huelde... dormitan en la aguas del embalse, Anciles deshabitado e incomunicado, con ellos también se fueron miles de ilusiones, aunque quedan las historias allí vividas, algunas de ellas contadas y cantadas, literariamente.

La realidad hoy es otra y el agua con todo aquello, ahora da de beber a campos sedientos y proporciona luz a miles de hogares.

ASÍ FUE Y ASÍ SE LO CUENTO

La historia ocurrió en 2005.

El embalse de Riaño nos recibe con un descenso importante de caudal, según las marcas en las paredes de la montaña, hasta cerca de 20 metros descendieron las aguas debido al estiaje y el regadío, pero presenta un buen aspecto. El tiempo no acompañó en la jornada de pesca. Fuertes ráfagas de aire, lluvia intermitente, aunque escasa, y el frío, después de un agobiante verano, fueron nuestros acompañantes.

En la embarcación lo imprescindible: cañas de pescar a mosca seca, sacadera y cebos a utilizar. Al final sólo utilizamos streamers, simulando pequeños pececillos.

Con la cámara de fotos colgada al cuello y las cañas dispuestas para comenzar la jornada, el patrón de la embarcación me aconseja colocarme, además de ropa de abrigo, la ropa de agua, incluyendo el chubasquero. Un arco iris radiante nos acompaña en la salida.

La embarcación se dirige al cañón de Anciles para probar fortuna en las paredes rocosas. El experto asegura que la pesca se presenta mal por las condiciones reinantes, pero que alguna trucha conseguiremos. Lo primero que avistamos fueron una veintena de cormoranes, ave que se ha aclimatado en muchos puntos de León y que se multiplica considerablemente, año tras año.

Con la barca al ralentí y a unos 4 o 5 metros de la orilla, en paralelo, comenzamos a lanzar la cola de rata. En la línea, con sedal del nº 26. Como señuelos dos pececillos. Corría el año 2005 y era mi primera experiencia de pesca en pantano desde embarcación. Sí lo había hecho desde tierra en el pantano del Porma. Los lances se suceden, ajustando los señuelos a la misma orilla pero los peces no terminan de aparecer. Después de más de una hora de pesca sin ningún resultado, la incertidumbre me acompaña, aunque el guía y experto asegura que algo pescaremos. La cámara de fotos siempre lista y colgada en bandolera, porque el ataque del salmónido al señuelo es muy vistoso y hay que captarlo.

Cambiamos de escenario. Nos adentramos más en el cañón que forman las montañas y donde desemboca el río Anciles. Allí surge el primer ataque. El susto es de órdago. El tirón más pero, por no estar atento y la cola de rata floja, la trucha se me escapó. Era un buen ejemplar, como la mayoría de los que se sueltan. La línea no puede ir floja y los pececillos tienen que navegar casi a ras de agua, que se vean pero sin ir por encima del agua. Hay que dejarlos que naveguen y se muevan aparentando que están vivos, de ahí que de vez en cuando haya que dar un tironcillo, pero pequeño, porque la embarcación al ralentí se mueve y hace de tiro. La caña, después del lance hay que bajarla para que el viento no levante los señuelos.



















Por momentos se complican las cosas. No soy capaz de lanzar. El viento cambia de dirección cada poco. Hay que trabajar el lance con un simple juego de muñeca. Lo hago con tan buena fortuna que de repente veo subir a la velocidad de un rayo, un hermoso ejemplar de trucha. El chapoteo es tal que hasta salpica mi objetivo. La primera trucha ha tomado bien el. La caña se dobla que parece que va a romperse. La trucha, después de un rato, es dominada y la sacadera hace que entre en la embarcación. Más de dos kilos de trucha, con una hermosa cabeza, dientes largos y afilados y pintas grandes de color oscuro ¡una delicia verla después otra vez en el agua!

Con la adrenalina en su sitio cambiamos de escenario. Nos acercamos a la cabecera del pantano. Recuerdo aquellos parajes. Creo que estamos por encima de la zona de Huelde, donde finalizaba el coto antiguo de Bachende El Internacional. Vamos en dirección a las playas de Horcadas, localidad por donde baja el arroyo del mismo nombre. Allí trabo un buen ejemplar. ¡Madre mía, que emoción, que tirones! Casi no puedo con la trucha y eso que el ejemplar no llega ni a los 700 gramos.  Son mis primeras truchas en el pantano  de Remolina y las únicas porque después ya no volví más a pescar desde embarcación.

Algunos ejemplares más mordieron los engaños pero los anzuelos sin muerte dificultan las capturas. Todas las piezas se encontraban próximas a la orilla. El agua presentaba una temperatura de 15,6º, aunque el frío reinante marcaba menos grados en el exterior, 8º. Eran las 13,15 horas y habíamos comenzado la jornada a las 9,30 horas, poca pesca para tantos minutos. Había que volver al punto de partida, el Club Náutico de Riaño, donde también, en los meses de verano, se pueden realizar viajes turísticos por el embalse.

La jornada estaba dedicada a la pesca de truchas en el pantano de Riaño, la época elegida de finales de Setiembre no es lo mejor pero, a nada que acompañe el tiempo las capturas se pueden multiplicar.

Para los amantes de los ciprínidos apuntar que, deberán elegir el mes de Mayo. Es muy bueno para capturar auténticos  “trofeos”, con ejemplares de bogas que superarán el kilo de peso. Para poder acceder a este tipo de pesca se recomienda acudir a las zonas de cola del pantano y las desembocaduras de los ríos y riachuelos, especialmente en la zona próxima a Boca de Huérgano, desembocadura del río Yuso; zona de Vegacerneja, desembocadura del río Orza; y zona de Lario, desembocadura del río Esla.


Este embalse está aún por descubrir para la pesca y muy pocos pueden imaginar las sorpresas que pueden dar sus aguas. Sería un buen reclamo turístico para la zona. Tiempo al tiempo.

Coto de Vegamián, río Porma (León)…

Esta es "la gorda" aunque aquel día no la pude fotografiar... Querer y no poder a causa de “la dana y la madre que la p….” Por e...