LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona

LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona
Pídelos por Internet

sábado, 25 de mayo de 2024

LOS GALLOS DE LEÓN y EL 400 ANIVERSARIO DEL MANUSCRITO…

 

Eduardo García Carmona con MANUEL GÓMEZ FERNÁNDEZ


Recuerdos de una retransmisión en directo desde el corral de MANUEL GÓMEZ FERNÁNDEZ, criador de gallos de LA VECILLA (León)

2024 es el año de la conmemoración del 400 aniversario del MANUSCRITO DE ASTORGA (1624-2024)

Valga este recuerdo del criador como homenaje al MANUSCRITO DE ASTORGA Y LOS GLLOS DE LEÓN, en Pescarmona

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 

Manuel Blanco y Carmona

Me comentaba un buen pescador, montador de moscas y criador de gallos para la pesca, que lo fue, MANUEL BLANCO CRESPO, que por qué no escribía algo sobre MANUEL GÓMEZ FERNANDEZ, el criador de La Vecilla de Curueño, que dejó en manos de un familiar, su sobrino, Joaquín Díez “Quino”, su corral cuando se nos fue para el “otro mundo” hace más de 30 años. Aquí estoy estimado para contar lo poco o mucho que lo disfruté en una gran jornada de radio aunque, posteriormente, acudí a su domicilio muchas veces más a comprar mazos de pluma.


EL DÍA QUE LE CONOCÍ

La Vecilla, La Cándana, Sopeña, Campohermoso, Aviados... son pueblos de León, donde el aire, agua y el subsuelo, comentan que tiene uranio, hacen posible que una raza de gallos, con un plumaje único, se dedique a  la confección de moscas para la pesca.

Uno de los criadores insigne hasta finales del siglo pasado fue un hombre sencillo y llano de La Vecilla de Curueño, pueblo donde vivió y se dedicó, entre otras cosas, a la cría de una ave singular que lo significa todo para la pesca: EL GALLO DE PLUMA DE LEÓN.


Recuerdo a MANUEL GÓMEZ FERNÁNDEZ, en su casa de doble planta, en una callejuela pasada la iglesia, junto a la carretera de La Vecilla, a un lado de la bifurcación hacia el otro valle, el del Porma.

Fue el hijo de un compañero de Rne en León, Carlos Sanz, quien nos preparó el terreno para realizar un reportaje sobre la cría de LOS GALLOS DE LEÓN. Carlos Sanz, hijo, era el director de Caja León en La Vecilla y conocía de primera mano “el paño”.

Le vendí el reportaje  a nuestra emisora regional y prestos, con Carlos Sanz padre como técnico de sonido, acudimos hasta La Vecilla donde realizaríamos una conexión vía telefónica desde el propio corral.


Todo fueron facilidades. Había que subir al primer piso de la casona, por unas escaleras exteriores. Manuel Gómez, nos mostró su hogar adentrándonos en la cocina, dónde encima de una mesa circular con hule de los de antes, mostraba las cajas con los plumajes de los gallos, dedicados a la venta.


Mientras el técnico tiraba cable para la conexión desde la propia casa de Manuel, a mí tocaba dialogar con el criador en el propio corral donde el personaje me mostraba todo lo que tenía, comentando los pormenores de “su obra” con muchos años de trabajo.

Todo aquello, tan rústico y en plena naturaleza, me parecía un sueño porque se trataba de “hacer cantar a los gallos” para que toda Castilla y León escuchase “sus conciertos de cacareo”. Una pasada.


Mientras me contaba pormenores de la cría y las razas de lo que estaba viendo, el sonido llegaba a ser impresionante. Nunca creí que tanto cacareo me “podía volver medio loco” pero, así fue al final del reportaje en directo. Los GALLOS DE PLUMA DE LEÓN se oyeron por toda la Comunidad Autónoma y la retransmisión fue un éxito y tanto el técnico como yo, fuimos felicitados por la dirección regional.


Aún recuerdo las manos rudas, con callos y durezas de “Don Manuel”. En lugar de criador de gallos, parecía agricultor y es que de todo realizaba aquel buen hombre en su corral porque también tenía huerta. Su rostro denotaba los rigores del clima. Tez y manos curtidas y semblante amable y simpático, con cara de bonachón.


Era un negocio “casero y familiar” donde casi doscientas gallinas y gallos de León corrían y comían en plena naturaleza por la pradería con el cobijo de unas casetas con techo de Uralita, donde se guardaban ante las inclemencias y las noches.


Los gallos más fuertes eran “los jefes” del corral. Las gallinas estaban a su servicio para todo. El más fuerte era el líder y pobre de aquel que se atreviese a quitarle alguna gallina de su “selección”.


Me recordaba Don Manuel que muchas veces tenía que “poner paz en el gallinero” por las peleas, con desgracias de buenos ejemplares que, en lugar de esperar su momento, se atrevían a desafiar al jefe del gallinero antes de tiempo.


Me mostraba las diferentes razas: pardos e indios. Eran muchos más los primeros y tenía buenos ejemplares como se muestran en algunas de las fotos del reportaje.

Todo era rudimentario. Me decía que esperase a que cogiese un ejemplar para mostrármelo y así pelarlo, contando en directo para los oyentes de Rne los pormenores de la pela, mientras yo le preguntaba por los detalles de la pela y el sacrificio de la cría del gallo desde polluelo.


Una pasada verle corriendo y arrinconando a un ejemplar para pelarlo. Don Manuel estaba metido en años, no era un chaval precisamente, pero la agilidad denotaba que estaba en forma.

Metía al gallo entre las piernas, después de atarle las patas y, manos a la obra.

Una pasada que nunca olvidaré. Sólo faltaban Juan de Bergara y Lorenzo García, aunque su Manuscrito de Astorga y las 33 primeras moscas salieron a relucir en la retransmisión.


CORRAL JUNTO AL RÍO

La belleza era paradisíaca. El lugar se encuentra enclavado entre montañas y el río Curueño atraviesa buena parte de sus tierras. Aquí habita un ave cuyas plumas se dedican a la confección de mosquitos para la pesca. Las variedades de su plumaje hacen posible, gracias a la tonalidad, brillo y moteado, las distintas clases de pluma que se utilizan para la confección de moscas y mosquitos para la pesca de la trucha, nos contaba.


Comentaba que, en La Cándana y Sopeña se criaban los mejores gallos de pluma india, con sus diferentes características: indio plateado, acerado, avellanado, rubión, palometa, negrisco, etc.

Los gallos, aunque en cautividad, viven en pleno contacto con la naturaleza recibiendo por parte de su cuidador todo tipo de atenciones para que su plumaje sea de auténtica calidad. Así lo exige el mercado nacional e internacional.


¿Por qué estos gallos sólo se dan en esta zona? Nadie da una explicación correcta, al menos científicamente, pero lo cierto es que se ha intentado criar en otros lares provinciales y nacionales e internacionales, pero siempre con resultado negativo después de varias pelas porque terminan degenerando y pierden todas sus cualidades.


Las gentes del lugar comentan que quizás sean los suelos de la zona -se dice que hay uranio-. Otros dicen que si el entorno natural, con frío y sol abundante, dependiendo de la estación del año. Otros, que si por el agua... ¡Quién lo sabe!

Lo cierto es que los  experimentos realizados en otras zonas,  son eso, experimentos. Algo tienen estos pueblos de la montaña leonesa junto al río Curueño, que hacen posible que estas aves se críen de forma única, dando fama a León por la gran calidad de sus plumajes.


TRES O CUATRO PELAS AL AÑO

Son algunos los criadores que todavía existen en La Cándana, Campohermoso,  Sopeña, La Vecilla e incluso en Boñar. Todos coinciden que la cría de estos gallos no es negocio. Gracias a estos criadores, León tiene una riqueza sin igual, aún. Falta unión entre los pocos criadores que aún restan en la zona. No reciben subvenciones oficiales por la crianza de pollos para la pesca. De recibirlas se convertirían en industria importante en la zona, que daría trabajo a muchas personas.


Mantener un pollo hasta que se hace gallo, es caro. Ya desde pequeño necesita muchos cuidados y buen pienso. Cada uno come unos 15 gramos diarios. Cuando llega a mayor, sobre los 200 gramos. También hay que vacunarlos, me comentaba Don Manuel.


Lo que da un gallo son tres pelas al año, aunque alguno llega a cuatro, pero no toda la pluma que se extrae es de primera calidad.

Las pelas de invierno son las peores. Con las heladas y el frío, el gallo echa mucho plumón y da poca producción,  incluso la escasa pluma que se consigue vale poco dinero en el mercado.


LA RAZA DE LOS GALLOS

Los gallos indios son mucho más delicados que los pardos. En el momento que se les saca de La Cándana o Sopeña, degeneran. La pluma se pone sucia, pierde calidad, brillantez y tersura.

Los indios son gallos muy delicados.


La raza es muy antigua y degenera mucho la sangre,  atacándoles todo tipo de enfermedades: cocidiosis, leucosis, el mal de Mère, etc., enfermedades que hasta hace poco no se conocían en la zona y que terminó con la vida de cientos de gallos. Los estudios realizados hicieron posible atajar parte de los males.

Los gallos pardos son más fuertes a las enfermedades, necesitando menos cuidados por parte de los criadores. Es la raza que predomina en la zona, principalmente en La Vecilla, Campohermoso y Aviados.


EL NEGOCIO DE LA PLUMA

Un buen mazo de pluma fina, de calidad, llega a venderse por unos 10 €. A veces, incluso más. En tienda alcanza  los 15 € y si es para exportación aún más.  Existen mazos de pluma de menor calidad cuyo precio es inferior.


El mazo está compuesto por 12 plumas. La mejor pluma es la del riñón del gallo.

La pluma prácticamente se vende en su totalidad a los montadores de mosquitos de la provincia y también, sale de León con destino a otras provincias: Asturias, Cataluña, País Vasco, etc., y todavía en menor escala se exporta al extranjero: Francia, Italia, Inglaterra, USA.


En época de pesca, son varios los pescadores españoles y extranjeros, especialmente franceses e italianos que, además de pescar en nuestros, compran la pluma a algunos criadores de localidades ribereñas del Curueño e incluso en Boñar donde, junto al río Porma desde hace unos años, existe una explotación que está ganando muchos enteros.


Antiguamente, antes y después del Manuscrito de Astorga (1624), se hablaba de los gallos de Boñar y, a la vez de los gallos del Curueño. Gallos del Curueño, sí pero, Gallos de Boñar, también. Ese es “otro cantar” en el que ahondaremos en otra ocasión. 



Personalmente, “lo mismo me da, que me da lo mismo”, lo importante es que los gallos y el Manuscrito de Astorga son de León y esperemos que nunca se pierdan, como ocurrió con el Manuscrito.

 


lunes, 20 de mayo de 2024

EL ENCANTO DE PESCAR EN EL RÍO SELMO (Bierzo)...

 

EL ENCANTO DE PESCAR EN EL BIERZO…

RÍO SELMO, un gran desconocido

LOS CASTAÑOS se reflejan en sus aguas, castaños que sirvieron para alimentar a los esclavos en época de los romanos que trabajaban en las minas de oro de Las Médulas



SOBRADO era tramo acotado, ahora, todo el río es libre sin muerte

El pescador encontrará 35 kilómetros de pesca,  desde el límite con la provincia de Lugo, hasta su desembocadura en el río Sil

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 


Nace el río Selmo en la Sierra de Caurel, cerca de la localidad de Visuña, en la provincia de Lugo. Entra en tierra leonesa por Villarrubín, pasando por Oencia, Castropodame, Arnadelo, hasta llegar a Cabeza de Campo. Este tramo se encuentra muy encajonado y con muchas dificultades para poder pescar.


Después el Selmo se dirige hacia Sobrado, para dejar sus aguas en el río Sil, próximo a la localidad de Friera, después de discurrir a lo largo de 35 kilómetros, aproximadamente. Desde Cabeza de Campo hasta Friera, el río Selmo ofrece múltiples oportunidades a los pescadores para disfrutar a mosquito ahogado, cucharilla de un solo anzuelo y mosca seca. Existen buenas tablas con aguas lentas, también con aguas movidas, raseras, pozos, etc.


Este río es de los menos contaminados de la provincia. Las aguas bajan transparentes, casi cristalinas. El fondo es de rocas de pizarra y piedras, principalmente, con algo de canto rodado y gravilla en las zonas más bajas.

No hace muchos años, el coto de SOBRADO fue “buque insignia” para ésta zona más alejada del Bierzo. En ésta zona, el río Selmo discurre entre castaños centenarios, saludando a Las Médulas.


Si todo el Bierzo es bello, esta es la parte menos conocida y visitada de esta tierra.

Las malas comunicaciones para poder acceder a pescar, hace 20 años, la preservaron del desastre ecológico que acarrea la modernización y sus adelantos técnicos, algo que al día de hoy está ocurriendo en toda la zona, puede privar de su encanto natural. Los modernismos están llegando a pasos agigantados. Las construcciones de chalets y casas de campo comienzan a ser nota dominante junto al río. Las praderas que dan al río Selmo, comienzan a estar pobladas de personas, especialmente domingos y festivos, en época estival. Se nota la polución. Los botes de bebidas refrescantes, las bolsas de plástico y otras porquerías que comienzan a ser “paisaje feo y maligno de fin de semana”, aunque las aguas continúan siendo de las menos contaminadas de la provincia de León.


Friera, Sobrado, Oencia, Cabeza de Campo, Cancela, Portela, son localidades de este rincón berciano que tienen más de gallegos, por la cercanía con la provincia de Orense y Lugo, y por las costumbres de sus moradores, que por semejanza o costumbres con los leoneses de tierra de Campos, Páramo, Maragatería o Babia. La realidad es que son de León, son bercianos y esto allí importa  mucho. Estas gentes tienen identidad, carácter y paisanaje propios. Son afables, amables y cordiales con los forasteros.


Si el castaño es el árbol típico en el Bierzo, aquí se puede decir que cobra identidad acompañando al río por un lado y otro. Son árboles centenarios en la mayoría de los casos, trabajados y mimados por las gentes del lugar para extraer el fruto con el que se confecciona el “marrón glacé”. Es extraño que alguna familia no tenga, entre sus

pertenencias, algún castaño o tierra con castaños. Son heredados desde hace muchos siglos, dicen que desde la época de los romanos. Ellos fueron los que implantaron este árbol en la zona, para alimentar a los esclavos que trabajaban en las minas de oro de Las Médulas, principalmente. Algunos castaños, más que centenarios, son milenarios, pero todavía dan fruta. La castaña de esta zona berciana es muy apreciada por su calidad y dulzura, exportándose, especialmente, a Francia para la confección del “marrón glacé”.


Para pescar en el río Selmo se necesitan ganas, coche y tener uno o dos días libres porque a lo largo de 35 kilómetros existen muy buenas zonas de pesca y abundante trucha.

La zona del puente de Cabeza de Campo es una de mis favoritas. La anchura media no sobrepasa los 10 metros, en la mayoría de tramos. El río, antes de llegar a Sobrado, se parte en dos brazos, formando una pequeña isla.


Las aguas bajan limpias y presentan una tonalidad entre azul y verde pálido, que no se suele ver en otros ríos. Quizás sea debido a sus fondos pizarrosos y la mucha vegetación que existen en las orillas.

El verano deja el curso del Selmo muy mermado de agua y de truchas, pero la naturaleza es sabia y pese al furtivismo, cada temporada la freza sigue siendo buena, aunque las truchas no son de gran tamaño. Sólo en invierno, al comienzo de la temporada truchera se pueden conseguir buenos ejemplares, principalmente, los que suben a frezar del río Sil.


MIS MEJORES ZONAS DE PESCA

Desde lo que era el antiguo coto de Sobrado hasta la confluencia con el río Sil, existen unos 12 kilómetros que son, para mí, lo mejor del río.

Existen tramos muy cerrados de vegetación, aunque transitables.

Como zonas recomendadas, de pesca, se pueden indicar:


Zona del puente a Cabeza de Campo, donde comenzaba el antiguo coto. Aquí existen preciosas tablas, por encima y por debajo del puente, con aguas remansadas, idóneas para pescar a mosca seca. Después el río cobra viveza de aguas a causa del desnivel del terreno. Los recodos y remansos que se forman son muy buenos para la mosca seca y mosquito ahogado y cucharilla sin muerte.


Aguas abajo de Cabeza de Campo se encuentra el paraje conocido por “La Ribeira”, donde el río presenta muy buena cara y el lance se hace cómodo. Más abajo, y antes de llegar al puerto existente, se encuentra la zona conocida por “La Becariza”, uno de los lugares más frecuentado. Aquí las tablas son muy buenas para pescar a cualquier arte. Los resultados pueden sorprender por la calidad de la trucha, al estar próximo el puerto con aguas más profundas. En esta zona se han conseguido ejemplares de más del kilo.


Pasando el puerto se llega a un lugar, que los lugareños lo llaman  “zona de la carretera de Gallegos”, donde el río se encajona, bastante, dificultando las posibilidades de pescar. El tramo final hasta Sobrado tiene espacios abiertos y buenas tablas, pero con otras zonas más cerrados y difíciles de sortear.


Desde aquí los aficionados encontrarán unos kilómetros  hasta que el río Selmo entrega sus aguas en el Sil, donde se puede disfrutar de lo lindo, a poco que se tenga fortuna. Las buenas piezas del “río grande”, el Sil, pasan al río pequeño para desovar y suelen quedarse algún tiempo. No es difícil conseguir ejemplares de buen tamaño. Lo mejor es la zona baja, después de la localidad de Friera.


Guarden un par de días para disfrutar del encanto de éste río, su pesca, sus entornos, paisajes, gastronomía y amabilidad de unas gentes únicas.

Existen muchas zonas donde reponer fuerzas, descansar y dormir con casas rurales de “ensueño”.

miércoles, 8 de mayo de 2024

Prueba de lo que puede ser el cartel


A LA “SEMANA” no la va a conocer “ni la madre que la parió”…

Los días 4 y 5 de Octubre, OPEN POR PAREJAS

17 y 18 de Octubre, JORNADAS DE GESTIÓN DE PESCA CONTINENTAL

Y del 18 al 20 de Octubre, FERIA DE PESCA

 

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

 


“No la va a conocer ni la madre que la parió”
, es la mejor expresión para definir la LVI SEMANA INTERNACIONAL DE LA TRUCHA que, este año se celebra en el mes de OCTUBRE. En principio, se olvidan del nombre propio porque, León, no figura al frente aunque se realice en León y provincia.


No entiendo que metamorfosis es ésta pero, del ayer, NI RASTRO, ni siquiera el nombre. Ahora, la denominación será: LVI SEMANA INTERNACIONAL DE LA TRUCHA, el “León, ni rampante, ni con el nombre de la ciudad y provincia”. La marca de calidad que se han inventado en la Junta de Castilla y León es o será DESTINO PESCA CyL que, según la empresa a la que han ofrecido el llevar el evento o, al menos, la que va a promocionar todo lo de este año, empresa con el nombre NATUR “algo”, va a significar una transformación total. Del ayer, “poco o nulo rastro”, al menos en la nueva nomenclatura manifestada en “ensayo de página de internet” donde ya está todo “pergeñado” y donde sólo falta completar acontecimientos e ir completando el programa definitivo.


Según he podido saber, éste fin de semana posiblemente, se van a reunir organizadores y “las fuerzas vivas de la pesca en CyL”, para decidir gran parte del nuevo evento y la programación. Después, no conozco, que saldrá pero del “ayer” poco o nulo rastro, seguro.


Vamos, que los nombres de los sufridores pescadores que ganaron algún entorchado sufriendo en el río toda una semana, sólo serán registro de una estadística. Qué pena, ahora se traerán “campeones” de países europeos y vayan ustedes a saber hasta del otro lado del “charco”. El caso es dar visibilidad a una SEMANA que se había quedado sin su internacionalidad, salvo con algunos franceses o portugueses.

Cuatro pregoneros juntos

Se trata, según comentan, de atraer al “público generalista” y por ello quieren celebrar acontecimientos para “el gran público” donde sea menester. Si es en la plaza de la catedral, mejor. O sea, veremos una gran piscina donde se soltarán truchas arco iris para que pesquen los más pequeños para poder “engancharles a la pesca” y habrá una FERIA para que firmas nacionales e internacionales presenten sus productos de pesca.


Vamos, que de aquella “semana”, nada o muy poco. Del trabajo de aquellos funcionarios que se dejaron “parte de su vida” para que León y su SEMANA fuese internacional, poco o nada. Eso sí MAYOR PRESUPUESTO que, fácilmente será multiplicado por cinco respecto al anterior.

Si ustedes entran en el apartado DESTINO PESCA CyL, en internet,  podrán ver los progresos porque se irán colocando los actos a realizar poco a poco.

El “centro de operaciones” estará situado en el Museo Diocesano de Semana Santa, en la calle Domínguez Berrueta, próxima a la plaza de la catedral de León, porque no se ha encontrado libre ninguno de los lugares “insignes” para celebrar tan magno acontecimiento.

José Gutiérrez creador del Filandón en la Semana

Ojo, habrá creo algunos de los acontecimientos que ya existían como EL FILANDÓN. Dónde y cuándo no lo conozco, pero lo habrá.

Se perderán las jornadas a pie de río en el Aula de Vegas del Condado, a no ser que llegue una rectificación. Adió pues a los premios JUAN DE BERGARA Y LORENZO GARCÍA, los “PADRES” del Manuscrito de Astorga, que eran un punto de inflexión para niños y mayores.



Eso sí, habrá JORNADAS DE GESTIÓN DE PESCA CONTINENTAL, con especialistas que llegarán de toda las CCAA para exponer sus experiencias y estudios sobre los ríos y la naturaleza y un OPEN POR PAREJAS, que no se si acaparará la atención de “los campeones” porque, los pescadores más normales, se verán “apartados” mayormente y les resultará complicado competir con los fenómenos que compiten en provinciales, nacionales, europeos o campeonatos del mundo. Vamos, que a LA SEMANA nueva no la “va a conocer ni su madre” y tampoco habrá FASE LIBRE de pesca en los cotos de León para recorrer la provincia y sus ríos.


Esperemos que, al menos LA PESCA A LA LEONESA sea respetada por que, si no, APAGA Y VAMONOS.

No, no se confundan pero sí, LA SEMANA desde éste año 2024 va a ser una “feria” donde las grandes empresa montarán su stands para vender sus productos.

Espero que exista PREGONERO y cena de entrega de galardones porque, si “los políticos” no figuran no será igual. Mi mejor “política” era mi suegra y murió hace unos años.


La nueva SEMANA, parte del gran público que la ha conocido y gozado a lo largo de 56 años no la va a “conocer ni la madre que la parió” y la parieron en 1966 entre ña Diputación de León, Gobierno Civil y los Sindicatos, entonces. Ahora se celebrará dividida: dos días (4 y 5 de octubre), la competición por parejas; y del 17 al 20 del mismo mes, el resto de actividades. Con una empresa privada organizándola, no sé si habrá que celebrar “boda o entierro”. Al tiempo aunque, por el bien de León, esperemos que sea “boda” y me tenga que comer “el pastel” de todo lo escrito. Ojalá.

Coto de Vegamián, río Porma (León)…

Esta es "la gorda" aunque aquel día no la pude fotografiar... Querer y no poder a causa de “la dana y la madre que la p….” Por e...