LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona

LIBROS PUBLICADOS POR Eduardo García Carmona
Pídelos por Internet

domingo, 17 de diciembre de 2023

Cuento navideño para una trucha de casi UN METRO...

 


El truchón de Azadón, cuento navideño de un “abuelo a su nieto”…

Medía casi un metro

 

Texto: Eduardo García Carmona: Fotos: Jesús Coronado, EGC y otros

 


Entramos en la recta de las Navidades de 2023, con “la nochebuena” a la espera, tiempo de familia para festejar el nacimiento del niño Jesús. No es una recta cualquiera, es la recta en la que todo se vive muy rápido y más, si el día 22 uno de los números de la suerte en el tradicional sorteo, te sonríe. Ojalá seas tú, estimado seguidor de Pescarmona aunque prefería ser yo.


Las Navidades son fechas de ilusión en todos los sentidos que, con la llegada de los seres queridos se incrementa.

En este cuento les quiero relatar una historia entre un abuelo y su nieto.

-         Abuelo, abuelo, ¿por qué no salimos al río para ver como baja el río Órbigo y ver desde el puente las truchas?

-         Jajaja…ver las truchas? Si ya casi no las hay. Además, pregúntale a tu madre que hace mucho frío y te puedes resfriar.


El niño no esperó ni un segundo. Salió del salón familiar hacia la cocina donde su madre y la abuela compartían labores de cocina, mientras su padre y los tíos se habían acercado a Llamas de la Ribera para saludar a los amigos y tomar un vino. Vamos lo que ahora se llama socializar, no por menos la familia había llegado el día de la lotería a su pueblo, Azadón, para disfrutar de la fiestas en compañía de toda su familia tras largos meses en el País Vasco donde, en su día recalaron gracias al trabajo del progenitor en una fábrica siderúrgica.


Raudo y veloz el niño preguntó a su madre nada más pisar la cocina…

-         Mamá, mamá, dice el abuelo que si me dejas acercarme con él hasta el puente sobre el río para ver las truchas.


La madre le dice:

-         Pero hijo si hace un frío que pela…

Como casi siempre, se salió con la suya, no sin antes ser bien abrigado por su progenitora.

-         Abuelo, ya estoy listo.

-         Pero el que no lo está soy yo. Cuando te interesa mira que eres rápido.


Sin demorar mucho las ganas de aventura de su nieto, el abuelo con su “cacha”, un buen abrigo y su gorra para que el catarro no entrase por la cabeza sin pelo, se dispuso a recorrer el trayecto entre la casa y la orilla del río Órbigo.

Tras pasar por la fuente del pueblo y salir a campo abierto por el sendero hacia el río, pudo comprobar que lo del frío no era “un decir”. La escarcha aún se encontraba sobre las hierbas y arbustos del camino y de la boca y nariz de ambos salían “chorros de vapor”, como si del fuego del dragón se tratase.


Mientras, por el camino hacia el puente el abuelo le contaba una aventura con una gran trucha capturada hacía más de 60 años a cucharilla en la rasera de salida donde se encuentra hoy el puente que une Azadón con Llamas de la Ribera.


Fue una jornada de pesca inolvidable, le decía a Juanito, su nieto que escuchaba muy atentamente mientras caminaba. Yo era muy joven y siempre que podía tras llegar a casa y hacer los deberes del colegio, cogía mi nueva caña de poco más de un metro, caña que me habían traído los Reyes Magos, con su correspondiente carrete e hilo de nylon. Era el primer año que pescaba con aquel artilugio al que llamaban “cucharilla” y estaba entusiasmado porque hay que ver que bien entraban las truchas a aquel cuerpo de metal con un trozo de latón que giraba sobre el cuerpo, según avanzada por el agua, como si fuese un molino, del que pendía una potera con tres anzuelos.


Le decía el abuelo a Juanito:
“otro año cuando vengas en verano te llevo a pescar y te dejo hacerlo con mi caña, ¿vale?

El niño se mostraba entusiasmado mientras el abuelo continuaba con su historia.

-         Había vareado prácticamente toda la caída y las truchas se estaban dando bastante bien. Eran de buen tamaño pero no demasiado exagerado. De repente, en una tirada próxima a un pozo y por encima de éste, al caer la cucharilla, siento que el carrete se para y me cuesta recoger. Creí que había enganchado en una rama de las que se quedan en el fondo con las crecidas del invierno o algo parecido, cuando con el tirón para desenganchar lo que hice fue subir una enorme trucha que cuando asomó la cabeza me asustó.


Juanito, era enorme, tremenda. No me lo podía creer. Era imposible dominarla. Cuanto más la apretaba moviendo la manivela del carrete, más miedo me daba a que el sedal se rompiese y eso que pescaba con hilo grueso. No se me olvida ni la marca del nylon, Tortuga y del número 18.

Como mucho miedo y casi suspirando para que no se me escapase, de vez en cuando “rezaba a la virgen” y decía, “virgencita, virgencita, que no se me escape.


Tardé tanto tiempo en conseguir llevarla a la orilla que, me parecía una eternidad. Serían entre 8 o 10 minutos pero fue un mundo. Sólo me faltó bailar de alegría. El salto que dí cuando la toqué con las manos, ya sobre las piedras de la orilla del río y el grito, se debió escuchar en los dos pueblos.


Después, como los grandes toreros, la paseé por el pueblo de Azadón. Pocos habían visto un ejemplar mayor en sus años.

Por cierto, tenía unos dientes tan grandes que parecía un tiburón.

La pesó tu abuela con una romana que teníamos para pesar granos de trigo, fruta, o lo que fuese menester y pesó algo más de ocho kilos…


Juanito no daba crédito a lo que le había contado el abuelo pero entusiasmado y desde el puente colgante de Azadón le decía:

-         Abuelo, abuelo sería como esa que se ve desde aquí…

-         No, que va. Esa es muy pequeña, sería como diez veces la que ves.

 


Y
así finaliza el cuento o aventura relatado por un abuelo a su nieto que hizo posible que años después el niño se aficionase tanto a la pesca de la trucha que se convirtió en un auténtico campeón, con varios triunfos en campeonatos provinciales, nacionales  e internacionales.


Nota:

Escribir este cuento o historia de pesca ha sido posible gracias a mi estimado amigo, Isidro Cano que me envió la fotografía y me remitió al autor en Facebook, Jesús Coronado. La fotografía tiene un texto en el que se apunta “trucha de Azadón hace bastantes años. Ahora, no busques que no las encontrarás”.

1 comentario:

Coto de Vegamián, río Porma (León)…

Esta es "la gorda" aunque aquel día no la pude fotografiar... Querer y no poder a causa de “la dana y la madre que la p….” Por e...